La importancia del calcio en las mujeres

La densidad ósea marca la mayor o menor resistencia del hueso, su fortaleza y grado de fragilidad. Durante los primeros 25‐30 años de vida de las personas la masa ósea aumenta, lo hace en mayor o menor medida dependiendo de las ingestas de calcio y vitamina D que se hagan. Durante la 4ª década de vida la masa ósea se mantiene constante, pero a partir de los 40 años la pérdida de calcio es mayor que antes.
En las mujeres, durante los 5 primeros años de postmenopausia, la merma de masa ósea se sitúa entre el 2 y el 6% anual2. Es un período especialmente crítico para la mujer puesto que a su menor masa ósea, en comparación con la que tiene el hombre, se suma el agravante de la pérdida de estrógenos, hormonas femeninas3. En España el 80% de las mujeres presentan una disminución de densidad ósea.

La importancia de la vitamina D
La vitamina D juega un papel principal en la absorción del calcio. Los expertos la califican como esencial para la vida porque su presencia es indispensable para que el intestino pueda absorber el calcio necesario para la óptima mineralización de los huesos. Es por ello que entre otras consecuencias, la carencia de esta vitamina puede producir una disminución de la absorción del calcio.
Actualmente en España hay una elevada prevalencia de déficit de vitamina D. Hasta un 69% de mujeres presentan déficit en la toma de esta vitamina, cuya ingesta diaria se sitúa un 50% por debajo de lo recomendado.  Según señala la Fundación Hispana de Osteoporosis y Enfermedades Metabólicas Óseas (Fhoemo), la ingesta deficitaria de la vitamina se debe principalmente a los siguientes motivos:
– Fuentes alimentarias escasas: la vitamina D se encuentra de manera natural en pocos alimentos (pescados grasos, yema de huevo, hígado y mantequilla).
– Rechazo a los alimentos grasos: precisamente los alimentos ricos en vitamina D son evitados en la dieta femenina, por su alto contenido en grasa.
– Envejecimiento de la piel: con la edad, la piel va perdiendo su capacidad de síntesis.

Diariamente se pierde calcio a través de la orina, sudor, etc. y, si las necesidades de calcio son superiores al aporte del mismo, se produce una pérdida de la reserva, constituida por el hueso fundamentalmente. Para cubrir este requerimiento mínimo, los adultos deben consumir 1.000 mg3 de calcio al día, las mujeres embarazadas, durante la lactancia y menopausia 1.200 mg3 y las mujeres postmenopáusicas hasta 1.500 mg3 al día.

Nuevo yogur Densia de Danone
Una vez dicho todo esto, ¿qué hacer para lograr el aporte necesario de Calcio en nuestra dieta? Las principales fuentes de obtención del calcio se encuentran en alimentos de la dieta diaria tales como la leche, el yogur, el queso fresco, las acelgas, los garbanzos secos, los pescados grasos o los cereales ricos en fibra. El problema es que generalmente, incorporamos menos de estos alimentos de los que deberíamos para suplir las necesidades de calcio. Por ello, Danone ha creado Densia, un yogur especialmente pensado para ayudar a asegurar de una forma fácil el calcio y la vitamina D que las mujeres requieren a partir de los 40 años. De este modo, mientras que un yogur tradicional contiene 125 mg de calcio en 100 g, el nuevo Densia contiene 320 mg de calcio en 100 g del producto. Una opción adecuada y saludable para ayudar a mejorar la densidad ósea y que, además, gracias a su bajo contenido en grasa (1,5mg/100g) es el complemento ideal de una dieta sana.