El clásico de Jean Austen con ¡Zombies!

“Es una verdad universalmente reconocida que un zombi con cerebro, necesita más cerebros”. Visto así, esta frase parece sacada de una película del género, tipo Amanecer de los muertos o La noche de los muertos vivientes. Sin embargo, nada más lejos de la realidad. Esta frase es el comienzo de una unión aparentemente inverosímil pero totalmente factible a los ojos de un escritor con visión propia. Se trata de la nueva novela Orgullo y Prejuicio y Zombies, una versión algo más extendida del clásico de Jean Austen, que el guionista de comedia Seth Grahame-Smith se ha encargado de “aderezar” con un poquito de sangre y vísceras.

Ya se conoce la historia de Orgullo y Prejuicio, adaptada en incontables ocasiones: ambientada en la sociedad británica del s.XIX, las cinco hijas de la Familia Bennet tienen una sola misión en la vida: encontrar un marido que pueda mantenerlas, dadas las humildades de la familia. En medio de todo, la historia. Elizabeth Bennet y el Sr. Darcy, un duque que se enamora de ella pero que, por el fuerte carácter de la joven, no lo tendrá nada fácil para conquistarla. Pues bien, este ambiente tan entrañable y aparentemente apacible y sereno gira 180º para convertirse en una auténtica historia de muertos vivientes.

Ninjas y cazadoras de zombies
En esta nueva versión, las hijas del Sr. Bennet se han adiestrado, en un templo oriental y de la mano de uno de los maestros más grandes, en el arte de la espada y la lucha, convirtiéndose en auténticas ninjas entrenadas para matar. Las cinco hijas son expertas cazadoras de monstruos. Así, sobreviven a los innumerables ataques con los que se encuentran. Como se puede ver, está muy lejos de parecerse a la historia tan pacífica que era antes.
Sirvientes literalmente devorados por los zombies y toda clase de detalles sobre su muerte, comilonas de cerebros o desgarrones de carne son algunos de los nuevos ingredientes de esta obra. Una sola mordedura hace que te conviertas en un zombi en pocos meses.

Han sido muchas las críticas hacia esta nueva forma de hacer literatura y existen opiniones divididas entre los que creen que un clásico de esta envergadura no debe malograrse con criaturas de la noche y los que piensan que éste es un buen aditivo para que los más jóvenes, y menos propensos a leer clásicos, no solo los lean sino que disfruten de una historia tan poco convencional. La época es ideal para llenarla de zombies. Una ambientación clásica de vampiros en la que la oscuridad prima por encima de todo y que no puede ser más propicia para crear otras criaturas mortíferas. En EE.UU. ya se rifan los derechos para llevarla a la pantalla grande, solo es cuestión de tiempo.