Vuelven las cuatro amigas más populares

¡Diversión, amistad y moda! Esto es lo que derrocha a raudales la segunda parte de Sexo en Nueva York, la serie que después de 6 temporadas y una primera película sigue causando furor en todo el mundo. Carrie, Samantha, Charlotte y Miranda le dan otro gran mordisco a la Gran Manzana -y más allá- con sus ajetreadas vidas y amoríos en una secuela sin decepciones para sus fans. Además, cuenta con cameo de Penélope Cruz incluido, no hay excusas para perdérsela.


 


¿Qué ocurre después del “sí quiero”? La vida les ha dado a las chicas todo lo que hubieran podido soñar, pero esto no sería “Sexo en Nueva York” si la vida no les tuviera reservadas unas cuantas sorpresas…Esta vez en una aventura glamurosa y repleta de sol que las aparta de Nueva York para introducirlas en uno de los lugares más lujosos, exóticos y animados de la Tierra, Marruecos, un lugar en el que hay algo misterioso acechando detrás de cada esquina. Se trata de una huída que llega justo en el momento preciso para las cuatro amigas que se encuentran inmersas, e incómodas, en los papeles tradicionales del matrimonio, la maternidad y todo lo demás.  Doce años, seis temporadas y una película de gran éxito. Desde su creación, se ha convertido en un fenómeno mundial internacional que ha logrado hacer que espectadores de todo el mundo se sientan tan cerca de sus protagonistas que prácticamente las consideran amigas. Sarah Jessica Parker, quien no sólo retoma su papel de Carrie Bradshaw sino que de nuevo ha sido productora de la cinta, comenta: “Es muy emocionante formar parte de algo con lo que la gente ha conectado y respecto a lo cual sienten sensaciones fuertes, algo que han dejado entrar en sus hogares cada semana y que luego van a ver al cine. Así que meditamos muy bien cómo íbamos a llevarlos a esta nueva fase, dos años después”.


Las chicas…


Vemos a Carrie y Big por primera vez en su hogar. Carrie Bradshaw es ahora conocida como la señora de John Preston, lo que hace que se sienta un tanto incómoda con su asentada vida de mujer casada y se prregunta “qué ocurre después de dar el Sí, quiero”. Y puesto que es escritora ha llegado a atreverse a expresar sus sentimientos acerca de la idea del matrimonio en su nuevo libro Sí quiero, ¿quiero?, un ensayo donde satiriza los votos matrimoniales tradicionales. “Carrie se ha pasado toda la vida escribiendo sobre estar soltera y, por primera vez, está escribiendo sobre algo diferente, sobre estar casada”, señala Parker. “Lo cierto es que no sabe mucho al respecto todavía. Pero ha aprendido que existe una diferencia entre casarse y estar casada. Lleva casada muy poco tiempo y no se siente todo lo cómoda que le gustaría”


Miranda Hobbes ha superado la infidelidad de Steve y se encuentra cómoda y segura en su hogar. Es su trabajo lo que le hace sufrir y se siente cada vez más frustrada, ya que su evidente talento no es suficiencietemente enido en cuenta por su arrogante y abiertamente machista jefe. “Miranda siempre se ha definido como una profesional”, explica Cynthia Nixon. “Los hombres pueden ir y venir, quizás tenga hijos, quizás no, pero siempre será abogada. Ahora es socia de un gran bufete, gana muchísimo dinero, pero tiene un nuevo jefe que no la soporta. Todos tenemos un límite, y Miranda está llegando al suyo. De pronto se siente a la deriva y preguntándose ‘Si no soy una abogada, ¿quién soy? ¿Qué queda de mí?’


Esposa y madre también, Charlotte York-Goldenblatt se ha pasado los dos últimos años formando una familia y ahora se encuentra atravesando los “terribles dos años” de su hija Rose. “Las cosas no son fáciles para Charlotte”, admite Kristin Davis. “Realmente quiere que todo sea perfecto, y le cuesta aceptar que no es así… y que ella misma tampoco es perfecta. Ha sido la eterna lucha de toda la vida de su personaje. Se trata de una batalla continua para ver todo lo que es capaz de hacer antes de empezar a ser un poco más flexible y dejar de buscar la perfección. Y ahora su hija, Rose, es el mayor reto al que se enfrenta, incluso aunque Charlotte no sea capaz de admitirlo”.


Samantha Jones es soltera de nuevo y está otra vez “en el mercado”, representa el epítome de la libertad. Es la más extrovertida de las cuatro, es una pequeña hedonista que vive a su manera. Sin embargo, la vida le está lanzando algunos dardos envenenados ya que se ve obligada a enfrentarse a la idea del envejecimiento y lo que los primeros síntomas de la menopausia pueden significar para su estilo de vida liberal. “Para mí, incorporar el humor a una historia sobre la menopausia resultaba muy gratificante debido a las muchísimas cosas malas que tienen que pasar las mujeres en ese momento de sus vidas”, comenta Kim Cattrall, “creo que hemos sabido sacar oro del tema haciéndolo humano, divertido y accesible”.