El rock llenó Arganda


Las niñas que acudieron a ver a Hanna Montana se debían de estar preguntando dónde estaba su estrella favorita mientras una sexy adolescente recorría el escenario a ritmo de rock.

Desde luego, Miley Cyrus demostró que ya no tiene nada que ver con su antiguo papel de princesa Disney y que prefiere levantar las pasiones de un público más mayor. Así, vestida con un body mínimo primero y un short después, taconazos y una melena salvaje, Miley desbordó energía a raudales en un espectáculo de rock que, aunque bien montado, daba la sensación de responder a la creación de un nuevo producto prefabricado. 

La sorpresa de la noche, tras digerir la provocativa imagen de Cyrus, vino con la canción When I look at you, en la que David Bisbal salió al escenario para cantar con ella este tema en el que ambos formaron un dúo indudablemente potente. 

En cualquier caso, en un par de ocasiones Miley hizo una concesión a sus miles de pequeñas fans, ataviadas con todo el merchandising posible de Hanna Montana, y cantó algunos de los temas que aparecen en esta famosa serie de Disney, como See you again o Star all over.

Por cierto, que hoy andan circulando, por diferentes medios de comunicación, rumores de que Miley Cyrus podría interpretar a Carrie Bradshaw en la precuela de Sexo en Nueva York, donde se relatarían las andanzas de una Carrie adolescente. ¿Será esto cierto? Habrá que esperar para saberlo.



El fin de semana de Rock in Rio dejó muy buen sabor de boca sobre todo a los fans de Bon Jovi el viernes y a los de Shakira el sábado, ya que ambos dieron un espectáculo que no decepcionó. No se puede decir lo mismo de Rihanna que, después de llegar más de media hora tarde y marear a la organización con el capricho de tener 4 camerinos para ella en los que todo fuera blanco y hubiera velas, ofreció un show efectista, eso sí, pero en el que tampoco maravilló con su música ni conectó especialmente con el público. Con el pelo rojo fuego y enseñando sus larguísimas piernas, Rihanna sólo convenció a sus incondicionales.



Quien derrochó simpatía y buen hacer fue Jon Bon Jovi, hecho un chaval y con unos 48 años más que bien llevados. Con su banda de Jersey ofreció un concierto potente con muchos de sus mejores temas, en los que el virtuoso guitarrista Richie Sambora compartió un justo protagonismo con el cantante. En plena forma, el grupo lo dio todo en el escenario y el público, por supuesto, agradeció su generosidad con una ovación que pareció emocionar sinceramente al cantante. Desde luego, Jon Bon Jovi nos conquistó a todos con su abierta sonrisa de “buen tipo” y esa imagen de rockero capaz de ser el perfecto yerno.


El sábado fue, sin duda, el día de Shakira, quien ya está acostumbrada a meterse al público madrileño en el bolsillo. Su natural sensualidad y su simpatía hizo que el público le acompañara en sus bailes y que todos intentáramos imitar sus característicos golpes de cadera al ritmo de sus canciones más conocidas. Tras ella, un David Guetta espléndido mantuvo a la gente en movimiento hasta bien entrada la madrugada.


Aún quedan dos días más de fiesta, en los que los Metallica protagonizará el gran cierre del Escenario Mundo. La buena noticia es que ya se ha confirmado que Rock in Rio volverá a Madrid en 2012.

http://www.rockinriomadrid.es/


PD: Especial mención merece la excelente organización del transporte público que llevó y trajo a miles de fans a la Ciudad del Rock durante todo el fin de semana.


Fotografías: David Alonso
Fotografía Shakira: Rock in Rio