Libros para todos

Un buen libro siempre es una de las mejores opciones para disfrutar al aire libre. Leer mientras damos un paseo por el parque o cuando tomamos el sol en la playa o en la piscina hace que pasemos el rato de lo más entretenido, una forma de ocio que cada vez está más de moda. Hoy te presentamos alguno de los títulos que lanza Ediciones Urano para este verano entre los que podrás encontrar de todo, novelas románticas, históricas, educativas, fantásticas e, incluso, con buenos consejos para que estos tiempos más o menos difíciles se pasen de la mejor forma posible, con mentalidad positiva.
Ésta es nuestra selección:


 


Alas  -Aprilynne Pike-
Puck


Una historia fantástica que nos cuenta como Laurel, al cumplir los quince años, descubre que es un hada enviada a vivir entre los seres humanos para proteger la puerta de entrada al reino de Avalon. Empujada al centro de una centenaria lucha entre hadas y trolls, tendrá que escoger entre su amistad por un humano o la poderosa atracción que siente por alguien de su  misma raza. La autora de Crepúsculo, Stephenie Meyer ha dicho que “Alas es un debut extraordinario, el ingenio de la mitología es sólo comparable a la belleza sorprendente con la que se desarrolla la historia”. Un extraordinario relato cargado de magia, intriga y romance, que cambiará todo lo que creías saber acerca de las hadas y, además, es ideal para que disfrute de la lectura cualquier miembro de la familia.








La vida secreta de Chloe  -Olivia Lichtenstein-

Umbriel


La autora, periodista y escritoria ganadora de un premio Bafta, nos trae una historia tan real como la vida misma. Chloe tiene cuarenta y tres años, un buen trabajo, marido y dos hijos, nunca se había planteado si necesitaba algo más. Sin embargo, el desinterés de su marido por mantener viva la llama de la pasión le hace plantearse el buscarla en otra parte. El exótico y el atractivo Iván es el ingrediente que faltaba para completar un cóctel explosivo, aunque descubrirá que el adulterio no es una aventura fácil. Con amigas neuróticas, hijos adolescentes, hijas demasiado curiosas y familiares con muchos secrectos, Chloe se encuentra al borde de un vertiginoso cambio y no tiene claro que merzca la pena. Una comedia deliciosa, divertida, tierna y punzante a partes iguales sobre los hombres, las mujeres, el sexo, la crisis, la familia y la búsqueda de la felicidad.




Pase lo que pase no es el fin del mundo  -Joan Borysenko-
Urano



Borysenko nos trae un tema de máxima actualidad: la crisis y la capacidad de superar circunstancias difíciles. En este libro se enseña al lector a pensar y actuar como lo hacen las personas resilientes al tiempo que ofrece un método sencillo, práctico y brillante para convertir la crisis en oportunidades de desarrollo vital. Su apasionante enfoque abarca todas las facetas de la resiliencia: estrategias para desplegar un “optimismo creativo”; actividades para desarrollar el hemisferio derecho del cerebro, responsable de la creatividad; reflexiones sobre la utiliidad del ejercicio físico para crear nuevas conexiones neuronales… “Pase lo que pase -dice la autora- no es el fin del mundo. Es una llamada al genio que dormita en tu interior, un genio que aguarda dispuesto a re-crear el mundo”.








El síndrome del superestrés  -Roberta Lee-
Urano


Hoy, la desazón es la norma de vida. Trabajamos en exceso, dormimos poco y nos movemos aún menos. Entretando, los factores de estrés se multiplican: deudas, pareja, familia…por no hablar de los estímulos ambientales: móvil, ordenador y una vertiginosa sucesión de imágenes. Padecemos el síndrome del superestrés, una ansiedad fuerte y prolongada cuyas consecuencias entrañan un grave peligro para la salud aunque, afortunadamente, tiene solución. La doctora Lee, que ha pasado largas temporadas con comunidades indígenas, ha creado un método holístico para devolver la armonía al organismo que combina terapias tradicionales con medicina integrativa. Hierbas o nutrientes que reparan los daños del estrés, así como valiosas patas de descanso, movimiento y pensamiento. En cuatro semanas, reduciremos la sobrecarga del organismo y, aún más importante, reencontrar la paz interior.