Las reglas de unas buenas vacaciones

Viajar es uno de los mayores placeres para casi todo el mundo. Los días que dedicamos a esta actividad constituyen una terapia que nos ayuda a renovarnos, a romper con la rutina, a tomar decisiones que no tenemos tiempo a tomar en el día a día… y lo mejor es que hace que abramos nuestra mente, que disfrutemos de cosas, lugares y gentes nuevas y que enriquezcamos nuestro equipaje interior.


Viajar es una bocanada de aire fresco en nuestras vidas y comporta abundantes beneficios psicológicos. Sin embargo, si no lo manejamos bien, el periodo vacacional puede tener sus inconvenientes y resultar, incluso, estresante.

Por ello, Expedia.es, la agencia de viajes on line, ha hecho una lista de consejos para que nuestro viaje resulte saludable, tanto para el cuerpo como para la mente. A nosotros nos ha parecido muy útil, así que queremos compartirlo contigo. Aquí van las reglas para unas vacaciones perfectas:


1. Afrontar el estrés pre vacacional. Cuadrar fechas con la pareja o los amigos, encontrar el destino perfecto, dejar todo resuelto antes de partir… Los deberes se amontonan, pero hay que tomárselo con paciencia y, sobretodo, con emoción.


2. Elegir viajes a medida. Seleccionar un destino puede ser el primer conflicto. Si aún no te has decidido, aprovecha las ofertas de última hora que ofrece Expedia.es y ahórrate así los quebraderos de cabeza que suponen elegir las vacaciones ideales. El sistema de filtros (con el que se puede acotar la búsqueda de hoteles de acuerdo con las preferencias de cada usuario), además de las opiniones de los huéspedes, las fotografías y los mapas, nos ayudan a estar seguros de nuestra elección y facilitan el proceso de reserva.


3. Menos es más. Hay que tener presente que no se necesita recorrer cinco países en tres semanas. Reducir el área que se visita permite un conocimiento más amplio y un viaje menos estresante, más placentero y relajado.


4. Desconectar el piloto automático. La rutina es buena para organizarse, pero tarde o temprano lleva al estancamiento si no se toma con inteligencia. Un relax vacacional es obligatorio para sentirse rejuvenecido, conectado con la vida personal y volver como nuevo. Así lo afirma el 40% de los españoles.


5. Ser dueño del tiempo libre. Se trata de olvidar los horarios, las obligaciones rutinarias y los quehaceres habituales. Ser quien decide dónde, cómo y cuándo en todo momento.


6. Estimular el cuerpo, la mente y el espíritu. Cada vez hay más adeptos a las actividades estivales que relajan, contribuyen a mejorar la salud y ayudan a conocerse mejor. Para los que buscan una forma alternativa de pasar sus vacaciones con estímulos para el cuerpo, mente y espíritu, Expedia.es sugiere realizar actividades de yoga, meditación, danza, aromaterapia, musicoterapia o baños minerales.


7. Convertirse en anónimo. Dejar atrás aquellos elementos que definen la vida diaria brinda una libertad infinita. Viajar hace que uno se sienta desinhibido y al mismo tiempo ajeno al lugar. Es entonces cuando no hay que hacerse cargo de ninguna situación, enfrentarse a un problema laboral o dar cuenta a alguien. La mente se libera.


8. Aprender de Sócrates. Viajar es metafóricamente una terapia, un desafío para repensar los objetivos y la situación personal, una experiencia interior para dejar que la mente divague y reflexione. Ya lo dijo Sócrates en su momento: “Conócete a ti mismo”.


9. Ser green. Quedar absorto ante la contemplación de un amanecer entre montañas, sumergirse en el silencio de un bosque o realizar actividades en plena naturaleza es una opción ideal para abandonar al estrés que impregna a las grandes ciudades y disfrutar de la libertad en su máxima expresión.

10. Conocer a gente. Relacionarse con los demás, hablar mucho y mantenerse física y mentalmente activos manteniendo conversaciones amistosas.


11. Hablar otros idiomas. De este modo se aprenden nuevas lenguas u otras formas de comunicarse en el mundo. Una manera fácil de enriquecer el pensamiento y por consiguiente, la mente.


12. Reconectarse con la familia. El ritmo de vida, el trabajo y las responsabilidades hacen que dejemos de lado temas centrales como el de la familia. Una escapada para reconectar con ellos favorece la salud personal y el estado de ánimo.


13. Clima + Gastronomía = Bienestar. Satisfacer las necesidades fisiológicas a base de una comida apetecible y de una temperatura deseable en el destino vacacional no solo conlleva un bienestar general, sino también un beneficio para la salud, cuerpo y mente.