El bikini más adecuado para tí

Cada mujer es un mundo y cada cuerpo se viste con las prendas que más le favorecen y en los colores propios de cada estación. El bikini en verano no puede ser menos, en función de nuestro cuerpo y nuestro tono de piel debemos elegir un modelo u otro que se adecúe a nuestras curvas y siempre con los colores más favorecedores.

Los orígenes del bikini se remontan al año 300 a. C, mosaicos romanos ya mostraban a mujeres con un traje de baño de dos piezas. Sin embargo, hasta 1946 no se acuñó el término “bikini” por el ingeniero francés Louis Réard y al principio resultaba tan indecente que tuvo que buscar a una bailarina del Casino como modelo ya que las maniquíes de la moda la rechazaron por impúdica.

Ya en los años 30 del s. XX las mujeres norteamericanas se cubrían con shorts que cubrían por encima del ombligo y un top, a veces anudado al cuello. En los 40 los bikinis se llevaban con falda y un top corto que dejaba asomar una franja de piel. La gran revolución llegó con la invención del nylon y la fibra sintética elástica que resultaban más favorecedores, incluso podían verse las primeras copas de relleno y alambres que daban forma a la tela que cubría el pecho. Poco a poco fue evolucionando, en los 50 se inventó la lycra, en los 70 la moda hippie era la tendencia con cuero y grandes anillas y en los 80 y 90 ya se daba rienda suelta a la imaginación con materiales reversibles o de secado inmediato.

Es evidente que los tiempos han cambiado, y mucho, y el bikini se ha reinventado para amoldarse a todas las necesidades de las proporciones de cada cuerpo y cada tipo de piel.

¿Cuál es el tuyo?