La luz, una fuente de belleza.

Nos ha resultado de lo más curioso este tratamiento de la piel, ¡con colores! El cuerpo absorbe hasta el 60% de la luz que incide sobre él, que lo convierte en energía para estimular las células.


Pues no solo la luz, sino el color de la misma es importante para determinados problemas cutáneos. Es lo que nos propone los Centros Silvia Giralt con el tratamiento Chroma-Dermy, de alta cosmética y biotecnología que actua como catalizador y potenciador de los tratamientos posteriores.


Si te decides a probarlo, te damos las claves de cada color que, una vez analizado tu tipo de piel, te ayudará a sentirte mejor:


Violeta: De propiedades bactericidas, está especialmente indicado para pieles grasas con tendencia acneica. Elimina las bacterias que ensucian y obstruyen los poros dejando la piel mucho más limpia.


Azul: En su vertiente más oscura, tiene como principales propiedades las de calmar y relajar los tejidos capilares, por ello es ideal para pieles sensibles y irritadas por las rojeces.


Agua: Proporciona elasticidad a la piel y la oxigena, además tiene un efecto calmante, sobre todo, en pieles maduras.


Verde: El color de la esperanza capaz de tonificar los capilares sanguíneos y disminuir el exceso de rojeces en las mejillas.


Amarillo: Tiene poder desintoxicante y actúa contra el envejecimiento, fortaleciendo los tejidos, alisando las arrugas y las líneas de expresión.


Naranja: Aporta luminosidad y unifica el tono de piel.


Rojo: Aumenta la producción de colágeno, activa la cicatrización, es antiinflamatorio, anti-microquistes y antiarrugas.


¿A qué no sabías todas las propiedades que podían aportarte los colores?


Precio: 30 € por sesión.


Bono de 12 sesiones: 300 € (+ 1 de regalo si se realiza en un solo pago)


Bono de 24 sesiones: 410 € (+ 2 de regalo si se realiza en un solo pago)