Dior dice Au Revoir a Galliano

El mundo de la moda ha sufrido un duro golpe esta semana. ¿Cómo es posible que un gurú de las pasarelas de todo el mundo como John Galiano haya metido la pata de esta manera? Sus polémicas declaraciones le van a costar más de un disgusto y las consecuencias para su carrera pueden ser desastrosas, aunque se lo ha buscado ¡él solito!

Más o menos todas sabeis a estas alturas qué ha pasado: Un bar en el que el diseñador está tomandose algo con una pareja que decide grabarle mientras suelta por su boquita el gran amor que le procesa a Hitler y el deseo de que todos los judíos deberían haber sido gaseados. ¡Madre mía! como para pasar desapercibido…

Galiano ha pasado de ser una estrella a estrellarse estrepitosamente, un dios con los pies en las nubes que ahora tiene que arrastrarse por la tierra como una serpiente, buscando algún que otro apoyo que le ayude a levantarse de nuevo. Pero de momento, tendrá que esperar un milagro. Se enfrenta a la posibilidad de pasar medio añito en la cárcel (¿os imaginais la cara de los presos al verlo con esas pintas?) y a una multa de 22.554 euros (seguro que es calderilla para él, el dinero será lo de menos). Lo más importante es como se ha visto afectada su imagen, ha pasado de la noche a la mañana de ser un referente en las pasarelas a un personaje odiado y criticado por todos los rincones del mundo.

Estamos acostumbrados a ver a los diseñadores subir por las pasarelas como si fueran auténticas divinidades, seguro que si se inclinan ante ellos ni se extrañarían, pero incidentes como este solo demuestran que pasar de ser un dios a un demonio es solo cuestión de horas. ¡Control a la hora de abrir la boca! Esa es la clave para mantenerse, no por ser TÚ, el mundo pasará por alto tus acciones. ¿Se acordaría al día siguiente de lo que dijo? Seguro que no, porque la cogorza que llevaba era bastante considerable, su abogado ha alegado en la defensa que había mezclado alcohol y medicamentos y no sabía lo que decía. ¿Pero acaso los borrachos no dicen siempre la verdad?

¡Y qué verdad! La más dañina, racista y antisemita que podía decir. No es de extrañar que Natalie Portman se replanteara su contrato con Dior, ella, judía de nacimiento, decidió recoger su Óscar con un vestido que no era de Dior, como se planeaba en un principio y seguirá siendo Miss Dior sólo porque han decidido romper con Galiano, si no tampoco es seguro que hubiera seguido adelante con la campaña de su nuevo perfume.

Nuestras celebrities nacionales también han dado su opinión, por ejemplo, la modelo Nieves Álvarez ha expresado su tristeza por ver a uno de los grandes caer, atribuyendo la culpa al alcohol y las drogas. Tamara Falcó también se ha puesto de su parte, diciendo que es muy mala suerte que le grabaran diciendo eso, (claro si no lo graban no es tan grave, ¿verdad bonita?) y reconoce que la firma está actuando como debe ¿¿¿EIN??? y Bimba Bosé que dice no saber el motivo por el que le han echado (¡mujer yo creo que está bastante claro!) y que a la prensa nos llega la punta del iceberg, pues fíjate por donde que por una vez hemos conocido su opinión ¡de primerísima mano!

El caso aquí no es si Galiano tiene más o menos talento, ¡qué lo tiene! sino que a veces tienes que pensarte dos veces lo que dices por lo que pueda pasar, nunca sabes quien puede salir perjudicado por tus palabras, no te creas que por andar en la cima de tu mundo te van a tener ninguna consideración, ¡ya se ha demostrado que no es así!

Galiano un consejillo gratis: piensa siempre lo que dices y no digas todo lo que piensas.




 ¡SÍGUEME EN TWITTER!