Emma Wattson se confiesa

La fama le llegó de repente, Emma Watson se convirtió en una jovencísima Hermione Granger, amiga inseparable de Harry Potter, y desde entonces no ha parado. Una década después, sigue siendo una de las grandes revelaciones y ha aprovechado una entrevista a la revista Vogue para hacerse un poco de autocrítica.

A pesar de lo que puede parecer, Watson no está del todo contenta con lo que la fama le ha hecho vivir: “No he tenido control sobre mi vida. He vivido en una auténtica burbuja. Me encontraron y me eligieron para el papel. Y ahora estoy buscando desesperadamente mi camino”.

Está considerada como un icono de estilo, tiene su propia línea de ropa y ha sacado su lado más sensual para el objetivo del fotógafo Mario Testino. “Tengo que disfrutar de las cosas buenas porque hacen que las cosas malas mejoren”.

Watson ha confesado que no se lo ha puesto nada fácil a la industria cinematográfica. “Siento que he estado librando una batalla los últimos diez años”. Y dice que le gustaría retomar sus estudios a partir del próximo otoño.

En el ámbito del amor, la actriz sigue soltera después de que rompiera con el modelo y músico George Craig el pasado verano. “No me gustaría salir con alguién que trabajara en la misma industria que yo”. Y añade: “Soy feminista pero creo que el romanticismo se ha apartado un poco de mi generación. Creo que lo que conecta a la gente en las novelas es la idea de un gran poder que acompaña al amor y es más importante que nada ni nadie más”.