Amores de Verano


Con el verano, la playa y las pieles broncedas llegan también los tradicionales amores de verano; relaciones de unos pocos meses, e incluso días, que han surgido como un flechazo pero que se sienten tan verdaderas como intensas.

Al menos el 80% de los solteros reconoce haber encontrado el amor mientras disfrutaba de sus vacaciones de verano, según FriendScout24.


El informe –elaborado entre un total de 1.400 singles– pone de manifiesto que estas relaciones de pocos meses pueden llegar a “marcar” mucho más que una relación de años. Y es que el 60% de los encuestados guarda mejores recuerdos de sus amores estivales que de sus antiguas parejas.


No obstante, este tipo de relaciones, consideradas por muchos como únicas e irrepetibles, pueden incluso perderse en el recuerdo. Y es que, mientras para el 68% de los solteros estos amores de verano son experiencias “que nunca se olvidan”, el 32% de las singles reconoce ya ni acordarse.


El hecho de salir a deshoras y tener mucho tiempo libre para divertirse hace que los solteros aprovechen sus vacaciones para “vivir la vida” y echar alguna canita al aire. De ahí que el 75% de los solteros estén dispuestos a mantener rollos de una noche o una relación que dure todo el verano. El resto de los encuestados antepone su descanso a todo lo demás, sin ni siquiera plantearse la aventura de una relación.


¿Hay amor más allá de agosto?


Sin embargo, cuando la temporada estival llega a su fin, los amores de verano no tienen por qué decir adiós, ni perder el contacto. Al menos es lo que piensan seis de casa diez singles, quienes consideran que este tipo de relaciones “cortas pero intensas” pueden llegar a ser duraderas más allá de la playa y los rayos de sol.


De hecho, las relaciones veraniegas pueden llegar a marcar tanto que muchos singles removerían cielo y tierra si de ello dependiera mantener vivo su amor. Según el estudio, mientras el 40% de los encuestados estaría dispuesto a viajar semanalmente para ver a su pareja cueste lo que les cueste, el 20% llegaría a mudarse cerca de su media naranja para garantizar la permanencia.


Finalmente, también hay quienes se muestran más escépticos a la hora de hablar sobre el futuro de estas relaciones. El 40% de los solteros creen que estos amores son pasajeros y tienen fecha de caducidad, siendo fruto de hormonas descontroladas y de las ganas de olvidarse de todo. De ahí que les cueste creer que un amor de verano puede derivar en algo más fructífero.