“Con el embarazo tengo la sensibilidad a flor de piel”

Melani Olivares rebosa felicidad. La popular protagonista de “Aída” se encuentra embarazada, de tres y medio, y la noticia irradia su rostro. Hace tres años adoptó a la que su única hija, Martina, y desde entonces ella quería volver a se madre a toda costa.

Un objetivo que se cumple cuado Melani tiene 36 años y atraviesa una de las mejores etapas de su vida, con más estabilidad que nunca y sabiendo cuales son sus prioridades. En el terreno profesional se estrena como diseñadora de ropa en “Bendita locura” y acaba de lanzar su primera colección de verano.

Para Martina, que se ha convertido en la alegría de la casa, ha sido también una excelente noticia. Ella quería tener un hermano en su casa.


Acabas de comentar que estás embarazada, es una gran noticia…
Sí, estoy embarazada. Estoy todo el rato llorando, tengo la sensibilidad a flor de piel. Estoy muy contenta. Aún no hemos pensado el nombre, hay que esperar a que todo salga bien, es lo que más me preocupa ahora.


Tu hija estará encantada de tener un hermanito…
La peque está feliz, igual que todos.


Has diseñado una colección muy veraniega, pero ¿qué planes tienes para este verano?
Sobre todo descansar. Acabamos de terminar con “Aída” y me he cogido una semana para irme de vacaciones a la Costa Brava, pero iré también a otros sitios. Ha sido un año muy duro entre el teatro y la televisión.


¿Volveremos a verte en “Aída”, o harás una pausa?
Haré un parón en enero, cuando nazca el bebé, pero antes haré algunos capítulos más. Lo tengo todo planeado, mi embarazo no ha supuesto ningún problema para mi trabajo. Me han adaptado todo para que no haya problema, he tenido mucha suerte. 

¿Qué supone para ti diseñar una línea de ropa, para una firma como Cristian Lay?
Un sueño, la verdad. Ha sido un proyecto de una amiga, casi una hermana, que estudió la carrera de diseño. Ha sido una oportunidad que pudiéramos hacerlo juntas, ver plasmados nuestros diseños.


¿Tú que has aportado en esta colección?
Ella ha diseñado la colección, pero yo iba a portando las ideas. También me encargo más de la promoción.


Todo esto empezó subida a unos tacones en Cibeles…
Se me va mucho la cabeza (risas). Soy muy soñadora, creo que soñar es fundamental para poder crecer. Mi amiga y yo siempre estábamos pensando en diseñar, y yo conocía a Cristian y a Miguel Ángel Leal, así que vimos una verdadera posibilidad de hacer ese sueño realidad. Nosotras solo teníamos que hacer lo que sabíamos.


¿Cómo has compaginado esto con el rodaje de “Aída”?
Estoy acostumbradísima a hacer de todo, a no tener tiempo para nada (risas). Hay mucho esfuerzo puesto en este proyecto, pero también muchas ganas.


Si todo va bien, ¿te lanzarás a una nueva colección?
Sí, para Otoño-Invierno comenzamos la segunda. Son colecciones muy humildes, con pocas prendas, con modelos que a mi me gustaría llevar en verano para que las puedan vestir los demás. Pero no pretendo crear una marca, ni es un proyecto a gran escala.


¿Algún proyecto más en mente?
No, de momento tengo suficiente. Ahora el pequeño gasta buena parte de mi energía.