¿Y tú, perdonarías una infidelidad?


A la hora de plantearse perdonar una infidelidad, más de la mitad de los solteros españoles recurre al ‘todo el mundo se merece una segunda oportunidad’. De ahí que seis de cada diez esté dispuesto a hacer borrón y cuenta nueva, siempre y cuando su pareja le prometa no recaer, según se desprende del estudio ‘Infidelidad, ¿motivo de ruptura?’ elaborado por FriendScout24, plataforma online para la búsqueda de la pareja ideal.



El informe –realizado entre más de un millar de singles inscritos en este portal- revela que la falta de comunicación y el desinterés de la otra persona son factores determinantes para caer en la tentación del engaño, según el 30% de los encuestados.



La rutina (27%), la insatisfacción sexual (23%) y la necesidad de aplacar el “agobio” de estar “atado de por vida” (20%) son algunas de las justificaciones para tener algún rollito.



Sin embargo, a pesar de que el 80% de los solteros jura y perjura ser fiel, sí reconocen que en más de una ocasión han estado a punto de “cometer un error” si no fuera por el sentimiento de culpa que muchas veces les invade. De hecho, el 61% afirma que el remordimiento de conciencia de poner los cuernos a su pareja les llevaría irremediablemente a confesárselo.



Por el contrario, hay quienes se manifiestan abiertamente a favor de las infidelidades “top secret”, argumentando que de esta forma no hacen sufrir a su pareja. Así, el 39% de los encuestados aprueba tener nuevas experiencias de vez en cuando; eso sí, siempre y cuando la pareja no se entere.



Sin embargo, por mucho que quiera ocultarse una infidelidad hay situaciones y estados de ánimo que levantan sospechas.  

¿Y qué situaciones son las más sospechosas? Pues en primer lugar esquivar las relaciones sexuales, estar más irascible de lo normal, evitar hablar por teléfono delante de ti, arreglarse más de la cuenta y perfumarse más de lo habitual, llegar tarde a casa con la excusa del trabajo e insistir de repente en que salgas más con tus amigos los fines de semana.