Buenos hábitos en la vuelta al trabajo

Tras el verano y la vuelta de las vacaciones es el momento más adecuado para mejorar nuestros hábitos y crear una rutina más saludable para sentirnos mucho mejor por dentro y por fuera.

Los doctores Carlos Lisbona y Xavier Puncernau, angiólogos especialistas en salud vascular y directores de la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon nos proponen mejorar la salud vascular y prevenir la aparición de varices con estos prácticos consejos:


En el trabajo


Con unos sencillos ejercicios ayudaremos a que nuestras piernas se sientas mejor y a prevenir la aparición de varices, consiguiendo así una correcta salud vascular.


Si el trabajo es de pie es importante utilizar medias y calcetines elásticos y cada hora acordarte de mover los tobillos en círculo y elevar el cuerpo poniéndote de puntillas.


Si es un trabajo que te obliga a estar sentada levántate y camina por lo menos cinco minutos cada hora, evita sentarte con las piernas cruzadas ya que favorece la mala circulación, ponte de puntillas frecuentemente y apoya los talones y eleva el antepié para ejercitar las piernas.

Por último, es recomendable acudir al trabajo a pie (si estás relativamente cerca) y subir y bajar las escaleras en lugar de utilizar el ascensor, así mejorarás la circulación.


Practica deporte



Los doctores aconsejan la práctica de ejercicio aeróbico ya que nos ayuda a mejorar la circulación al requerir un mayor trabajo cardiovascular.


Andar o realizar deportes como la natación, el aquagym, el golf o la bicicleta son las actividades más idóneas. Hidrátate adecuadamente con agua o bebidas isotónicas y una vez realizada la actividad física date una ducha de agua fría, realizando masajes de drenaje linfático con crema hidratante, masajeando desde el pie hasta el muslo.


Alimentación saludable


Para una buena circulación los expertos recomiendan incluir fibra en el menú, cocinar los alimentos a la plancha, huir de aquellos con altos contenidos en grasas saturadas, comer mucha fruta, vigilar la cantidad de sal, tomar mucha agua para eliminar toxinas, incluir un puñado de frutos secos (sobre todo nueces ya que mejoran el sistema circulatorio) y controlar el consumo de alcohol y café.