Las aceitunas ¡me gustan!

Las aceitunas de mesa son el ingrediente perfecto para cuidar nuestro organismo por dentro y por fuera, pueden enriquecer cualquier plato y son el aperitivo perfecto para cualquier momento del día, especialmente para esos ratos en los que nos tomamos algo con los amigos.


Siempre han ido acompañadas del mito de que engordan, pero nada más lejos de la realidad. 100 gramos nos aportan unas 160 calorías y son una fuente natural de omega-3, minerales y fibra, lo que las hace no sólo muy saludables sino también muy digestivas.


Pero no se queda ahí la cosa, aquí tienes 5 razones para consumirlas cada día:


1. Forman parte de la Dieta Mediterránea: De ellas se obtiene el aceite de oliva, nuestro acervo cultural y gastronómico más característico.


2. Por su variedad: Actualmente disponemos en el mercado de una amplísima variedad de aceitunas: enteras, deshuesadas, verdes, negras, moradas, y con múltiples aderezos como el estilo español, el sevillano, en salmuera, o aliñadas con orégano, tomillo, ajo, naranja, cebolla… prácticamente son capaces de adaptarse a todos los gustos.


3. Por su versatilidad: Son asequibles, fáciles de encontrar, se conservan mucho tiempo y además son un apertivo rápido y saludable si lo comparamos con los típicos snacks.


4. Por su carácter típicamente de la tierra: España es el principal productor y exportador de aceituna de mesa del mundo. Actualmente convive una gran tradición con una Agricultura e Industria modernas que incorporan los últimos avances tecnológicos y los requisitos de calidad más exigentes.


5. Por su composición nutricional: Sus 160 calorías por 100 gramos contrastan con las 450-500 calorías de otros snacks más consumidos como las patatas fritas. Además, están compuestas principalmente de grasa monoinsaturada, “la buena”.


Se recomienda el consumo de 7 aceitunas al día, dentro de una dieta equilibrada y variada, en cualquiera de su variedad o aliño. De cualquier forma ¡están buenísimas!