Miranda Kerr y su cuento de hadas

Miranda Kerr está viviendo un cuento de hadas. Su matrimonio no podría ir mejor, Orlando Bloom es guapo, tiene éxito y es atento y caballeroso con ella. Además, su primer hijo, Flynn, es el centro de todos los flashes con su belleza y sencillez.

Hace poco, Miranda Kerr declaraba para la revista ‘Us Magazine’ que su vida en familia es tranquila y perfecta. En la fiesta de Halloween, Miranda compartía con la publicación que su hijo de 10 meses, Flynn, ya tiene ocho dientes y gatea. “A pesar de que le están saliendo los dientes, es un niño muy bueno y siempre está de buen humor”, comentaba Kerr orgullosa.

De momento, Miranda no puede dejar de hacer planes para su fiesta favorita del año: la Navidad. Pasarla por primera vez con su marido y su hijo es algo que la emociona y la tiene muy animada: “Mi parte favorita es poner los regalos dentro de los calcetines”.

Por lo que parece, Orlando va a subir unos kilitos durante las fiestas que se avecinan porque Miranda tiene muchos secretos culinarios que va a poner en práctica: “Me encanta cocinar en Navidad, ¡lo cocino todo! Me encanta preparar los asados, especialmente el pollo con verduras”.

El actor disfruta colmando de detalles a su mujer. Durante la festividad de Acción de Gracias, Orlando obsequió a Miranda con un regalo de lo más especial y significativo para la pareja: todas sus cartas de amor enmarcadas y con pequeñas notas junto a ellas.

Aunque su carrera va viento en popa, la modelo ha decidido que ahora su objetivo principal es su vida familiar junto a Orlando y Flynn: “Mi prioridad es estar con Flynn, por eso soy muy selectiva a la hora de elegir el trabajo que hago”.

“Soy muy afortunada”, declaraba la modelo sobre su vida en familia. Ser madre le encanta y no puede ocultar lo feliz que se siente con su nueva vida. Además, ha revelado los secretos que utiliza para que su bebé esté contento: “Suelo cantarle: “Be-bop-a-lula, ¡éste es mi bebé!”, le encanta”.

Claro que muchos pensarán que si Miranda Kerr les cogiese en brazos y les cantase cualquier cosa también estarían muy contentos y tranquilos abrazados a su guapa “mami”.