¿Adaptas la alimentación a tu estilo de vida?

Estamos acostumbrados a escuchar lo recomendable que es ingerir determinados tipos de alimentos a la semana, pero pocas veces nos ponemos a pensar que nuestro ritmo de vida o el tipo de trabajo, condicionan el tipo de nutrición que necesitamos.


Las legumbres se han convertido en las grandes olvidadas de la alimentación, ya que el 65% declara comer tan sólo dos o tres veces al mes, incluso menos, mientras que sólo el 35% lo hace dos o tres veces en semana, cantidad recomendada por los nutricionistas, según un estudio realizado por Nutricion Center.


Los hidratos de carbono de las legumbres son de asimilación lenta, y son ideales en la dieta cuando no se realiza demasiada actividad física, puesto que este tipo de asimilación provoca que tengamos menos apetito y que la liberación de energía sea más sostenida.


Dado que actualmente la mayoría de los españoles llevan un estilo de vida demasiado sedentario, deberían ingerir este tipo de alimentos y no abusar de otros ricos en hidratos de carbono de asimilación rápida como la pasta, el pan, las harinas refinadas, las patatas o el arroz.


Por el contrario, si tu estilo de vida es activo y haces ejercicio habitualmente, sí que debes incluir en tu dieta este tipo de hidratos de carbono de asimilación rápida, pues te aportan toda la energía que necesitas.