Exfoliar y preparar a fondo

Los productos exfoliantes se presentan como gel o crema y tienen pequeños gránulos que, al frotar sobre la piel, eliminan rápidamente la suciedad.
Además contienen elementos suavizantes y emolientes para aportar suavidad a la piel.
La mujeres son conscientes de la importancia de la exfoliación y por ello ya casi no hay firma cosmética que no disponga en su catálogo de un producto para este fin.


– Frecuencia semanal de la exfoliación
Cuando se es muy jóven, las células muertas de la piel se desprenden por sí solas aproximadamente cada 26 días.
Cuando se realiza con productos exfoliantes específicos conviene que sea una o dos veces a la semana, dependiendo de cada tipo de piel.


– Dónde hacer uso de los exfoliantes
Se recomienda aplicar el exfoliante en la ducha. Los poros de la piel tienen que estar abiertos y para ello hay que aplicar agua caliente.
Después, tras exfoliar, hay que cerrarlos con agua fría y la ducha representa el lugar más cómodo para desarrollar esta acción de belleza.



– Zonas delicadas a las que prestar atención
Los productos exfoliantes eliminan las impurezas de la piel pero a la vez pueden resultar agresivos si se aplican
en determinadas zonas muy sensibles. Hay que evitar la zona del escote, el pecho, la parte interior de los muslos y de los brazos y el cuello.



– Cuidados específicos de las pieles jóvenes
Este tipo de pieles tienden a producir bastante grasa y son propensas a tener granitos.
Por ello, hay que tener mucho cuidado y aplicar una exfoliante suave para no dañar la piel y evitar la aparición de rojeces que pudieran estropear su aspecto.



– Cómo exfoliar mejor las pieles maduras
Al contrario que las jóvenes, las pieles maduras son más lentas en cuanto al proceso de regeneración, lo que conlleva a utilizar exfoliantes más a menudo. En este tipo de casos es necesario utilizar la hidratante y la crema reafirmante para que la piel luzca saludable y luminosa.
Se recomienda exfoliar dos veces por semana.



– Ingredientes para exfoliar el cuerpo
La sal marina es uno de los ingredientes más usados.
Se debe a sus propiedades curativas y a su textura que penetra perfectamente. Las algas, fangos e incluso la arena y otros ingredientes vegetales son frecuentes en los mejores productos.



– Otros productos para eliminar impurezas
Además de eliminar células muertas con la ayuda de cremas y lociones, las esponjas de fibra natural contribuyen también a acabar por completo con todas las impurezas de la piel durante el baño. Conviene frotar con mucho cuidado sobre aquellas zonas del cuerpo que son más sensibles.



– Puntos clave donde aplicar el producto
Hay determinadas zonas del cuerpo como los codos, las rodillas y la espalda que tienen una piel mucho más gruesa que el resto, por lo que tiende a resecarse más y, por tanto, se deben exfoliar más a menudo.



– Un paso previo antes del anticelulítico
Está comprobado que cuando la piel está totalmente limpia y exfoliada los productos que se aplican después penetran mejor. Por eso se recomienda aplicar el exfoliante antes del gel anticelulítico, para que éste tenga un efecto óptimo.



Tres pasos imprescindibles


– Exfoliar la piel
Es uno de los pasos esenciales para gozar de una piel sana.
Consiste en una limpieza profunda que renueva por completo la epidermis eliminando las células muertas de la piel.
Además, la exfoliación atenúa las arrugas y proporciona un tacto notablemente más suave. Este paso de belleza también tiene la ventaja de lograr que la piel sea más permeable. De esta manera, ésta atrapa mejor cualquier sustancia y así, los productos que se aplican tras la exfoliación resultan del todo eficaces.


– Hidratar a fondo
Tras exfoliar el cuerpo es esencial hidratarlo en profundidad. De esta manera la piel será mucho más elástica, flexible, sana y tendrá un aspecto mucho más saludable.
Si no se desarrolla este paso pueden aparecer rojeces y asperezas muy desagradables. Tras el exfoliante hay que recurrir a una crema o loción hidratante y es bueno aplicarla cuando la piel todavía está húmeda, tras haber aplicado el agua caliente para eliminar los restos de la crema exfoliante.



– Reafirmar el cuerpo
El último paso a desarrollar para lucir una piel perfecta es la aplicación del reafirmante.
Puede ser en crema o en loción y debe aplicarse mediante masajes por las zonas deseadas. Hay que echar un poco de producto en las manos y calentarlo con las palmas. Después, hay que aplicarlo donde se desee realizando movimientos circulares siempre desde abajo hacia arriba. De esta manera, la piel recuperará del todo la firmeza, que puede llegar a perder por el paso del tiempo y la edad y por una alteración notable del peso corporal.