Prevención y corazón

La prevención de cualquier patología del sistema cardiovascular pasa por el control de los factores de riesgo, denominados modificables. La aterosclerosis es el proceso que inicia la mayoría de los problemas. Los factores de riesgo más importantes son la hiperlipidemia o aumento de los niveles de colesterol y triglicéridos, el tabaquismo, la hipertensión arterial y la diabetes. Aunque también lo son el sedentarismo, la obesidad y el estrés. Estos últimos son los que se llaman modificables, al igual que el tabaquismo.

El eje fundamental de la prevención lo constituye una dieta equilibrada, rica en frutas y verduras y ácidos grasos especialmente monoinsaturados. Los expertos recomiendan que se realice ejercicio, preferentemente aeróbico, esto es, aquel que aumente las pulsaciones cardiacas de manera que se mantenga la utilización de oxígeno de forma continua por los músculos y se requieran grandes masas musculares para desarrollarlo. Este ejercicio es el que hacemos al andar, nadar, correr o realizar ejercicios de steps.