Pomelosano: Cítrico clave para el sistema inmunológico

Procede de un árbol del género Citrus y, aunque no se conocen exactamente sus orígenes, se dice que es un cruce natural entre el naranjo y el pummelo, una especie de Barbados. De sabor particular, es especialmente rico en los meses de octubre a marzo, siendo siempre buena época para su consumo pues consigue mantener en forma el sistema de defensas, evitando así infecciones, catarros…

Esta fruta se compone principalmente de agua, y es muy rica en vitamina C, que favorece la absorción de hierro, actúa en la formación de colágeno y de los huesos, y también tiene ácido fólico, muy necesario para la producción de glóbulos y en la formación de los anticuerpos del sistema inmunológico.

Además, tiene un valor calórico muy bajo, es una fruta con un gran efecto diurético y en la medicina china se emplea para facilitar la digestión. Según diversos estudios, las personas que suelen consumir frutas cítricas tienen un riesgo de hasta un 60 % menor de contraer cáncer de estómago frente a las que no ingieren con frecuencia dichos alimentos.
Este dato se basa en la teoría del posible bloqueo de las sustancias cancerígenas en el estómago gracias a la acción que tiene la vitamina C.