El láser, la técnica antimanchas más efectiva

Son muchas las imperfecciones que presenta la piel y que restan toda la vida y belleza a la imagen femenina. Claro ejemplo son las manchas solares, causadas por el efecto de los rayos ultravioletas, y las manchas cutáneas o léntigos, que aparecen por el envejecimiento de la dermis. Gracias a los avances tecnológicos, el láser es una de las mejores soluciones para conseguir una piel radiante, y las cremas despigmentantes resultan muy útiles para tratar las manchas leves.

Una de las técnicas más habituales y seguras es el láser Alejandrita, que actúa destruyendo el exceso de pigmento sin causar daño a la piel ni al tejido adyacente. El tratamiento dura unos diez minutos, es indoloro y actúa micropulverizando las moléculas de melanina que posteriormente reabsorbe el cuerpo. Tras la actuación del láser, la piel forma una costra fina que se desprende a los siete días aproximadamente.

Para eliminar este tipo de manchas, suele bastar con una única sesión puesto que afectan a las capas superficiales de la piel. Según el doctor Rafael Serena, director del dpto. de láser de la Clinica Planas, la mayoría de las veces las manchas no suelen ser más que una antiestética imperfección aunque la afectada debe someterse a una revisión médica periódica porque en casos concretos podrían resultar malignas.