Xenia Tchoumitcheva, ¿la tercera en discordia?

La separación entre Fernando Alonso y Raquel del Rosario ha sido, sin lugar a dudas, el bombazo de los últimos días. Después de cinco años de idílico matrimonio, ambos han decidido caminar por senderos distintos. Lo que siempre ha parecido una historia de amor perfecta podría haberse ensuciado con la aparición de terceras personas

Este mismo martes, Raquel del Rosario y Fernando Alonso emitían un comunicado oficial a través del cual dejaban claro que su decisión había sido “muy meditada y tomada de mutuo acuerdo” y, que entre ellos, sigue habiendo “una buena relación de cariño”.

Tanto es así que, poco después de haberse hecho público, la vocalista de El Sueño de Morfeo decidió sincerarse en su blog personal haciendo una profunda reflexión personal sobre la fama y acordándose de la que hasta ahora había sido la persona más especial en su vida: Fernando Alonso.

Bajo el título ‘Desde el corazón’, Raquel no ha dudado en dedicar el final de su post a esa persona: “No cambiaría absolutamente nada de lo vivido estos años junto a él, incluso los malos momentos han sido necesarios para aprender”.

Y, finalmente, apuntaba: “Fer seguirá ocupando un lugar especial en mi corazón y sé que yo en el suyo también“. Si a esto añadimos que la artista ha salido a defender al que fuera su marido en su perfil personal de Twitter con un escueto: “Qué injusto es ver como hacen daño a alguien que quieres tanto. Avanti Fer”. Todo queda claro, ¿no?


Su discreta historia de amor
Se conocieron en directo en un programa de la Cadena Ser
y la química entre ambos fue evidente desde el primer momento. Fernando recibía un homenaje en Madrid tras ganar su primer título como Campeón del Mundo de Fórmula 1, el mismo evento donde actuaba Raquel.

¡Voilá! Ahí estaba Cupido esperando ansiosamente lanzar una de sus infalibles flechas, que iría directa al corazón de la canaria y el asturiano. A partir de ese momento, Raquel y Fernando se convertían en una de las parejas más estables y discretas del panorama nacional y acabaron por sellar su amor en un enlace secreto que celebraron en 2006.

Después de la boda, ambos decidieron mudarse y vivir una temporada en Suiza aunque finalmente el clima fue el culpable de que la pareja hiciera las maletas para volver a España. Se desconoce dónde fijaron su residencia puesto que Raquel se compró una mansión en Gran Canaria y Alonso hizo lo propio en Oviedo.

En enero de este año comenzaron los rumores de embarazo, seguidos de los de un posible distanciamiento. Fernando y su novia solo hicieron oídos sordos al respecto y contestaron como mejor saben hacerlo: con el silencio. Sin embargo, el 20 de diciembre ha sido la fecha que ha puesto punto y final a esta bonita y tan desconocida historia de amor.


¿Terceras personas?
En el propio comunicado que enviaron a los medios anunciando su separación, piloto y cantante insistían en su intención de “evitar cualquier posible especulación” sobre la decisión. De hecho, pedían “a los medios de comunicación que respeten, una vez más, nuestra vida personal algo que, como sabéis, siempre hemos deseado proteger”.

Esto ha resultado ser una ‘misión imposible’. Es tan grande el secretismo que hay entre esta pareja, que todo el mundo quiere saber las razones por las que han decidido tomar caminos separados.

Y más si tenemos en cuenta que después de que la noticia del divorcio viera la luz, han sido reiteradas las veces que hemos visto imágenes de Fernando con una espectacular suiza de 22 años que responde al nombre de Xenia Tchoumitcheva. Ya hay quien señala a la joven como el principal motivo de la ruptura entre Raquel y Alonso.