El Síndrome de Congestión Pélvica

Mujeres que padecen fuertes dolores menstruales sufren sin saberlo el Síndrome de Congestión Pélvica.
Las varices internas en las zonas útero-ováricas causan dolor pélvico crónico relacionado con los días de cambios hormonales durante la menstruación.

Un fuerte dolor durante la menstruación acompañado de distensión, estreñimiento, sensación de congestión abdominal y, a menudo, reglas abundantes pueden deberse al  Síndrome de Congestión Pélvica. Se trata de un cuadro clínico que se presenta en un 20% de las mujeres en edades comprendidas entre los 30 y 50 años y que, en la mayoría de los casos, ya han tenido por lo menos un embarazo.

Poco diagnosticado, las mujeres que padecen los síntomas de la Congestión Pélvica también conocido como varices pélvicas, dolor menstrual, algias pélvicas… suelen otorgarles poca importancia y no consultan con su médico sufriendo un dolor que, en realidad, tiene una solución ambulatoria.

Los doctores Lisbona y Puncernau de la Unidad de Cirugía Láser de Varices del Centro Médico Teknon describen el cuadro clínico del Síndrome de Congestión Pélvica como unas molestias variables e inespecíficas que se manifiestan en los días premenstruales, pudiendo prolongarse a lo largo de cada período ya que es en estos días cuando se aprecia un mayor aumento del flujo sanguíneo venoso en la pelvis, al coincidir con la ovulación. El consumo de anticonceptivos e inflamaciones y/o infecciones en el área pélvica pueden también estar relacionados con esta patología.

Varices internas en la zona ovárica

Gracias a un gran número de estudios ecográficos, los doctores Lisbona y Puncernau ha podido comprobar que la congestión pélvica es debida a la aparición de dilataciones varicosas en la zona de los genitales femeninos. Esto se atribuye a la incapacidad de las venas ováricas de recuperar su tamaño normal tras el embarazo, ya que durante el mismo, van aumentando su diámetro hasta 60 veces por encima de lo habitual. 

En fases avanzadas, esta inundación de sangre venosa en las venas de la pelvis llega incluso a ser la causa de dilataciones varicosas en venas vulvares, hemorroides e incluso varices en las piernas muy difíciles de tratar dada su elevada capacidad de reproducirse si no son tratadas en su origen pélvico.

Método de la Oclusión Venosa

Actualmente, los doctores Lisbona y Puncernau proponen el Método de la Oclusión Venosa para el tratamiento de la congestión pélvica. Este método consiste en bloquear el flujo venoso que transcurre por las varices útero-ováricas introduciendo, mediante una punción en la ingle, un pequeño catéter en su interior. Al cerrar las venas patológicas desde dentro, la presión que estas soportan disminuye, con lo cual se resuelve el círculo vicioso de varices que crean y desarrollan más varices.

Entre las ventajas del Método de la Oclusión Venosa se encuentran la ausencia de ingreso, es totalmente ambulatoria; la aplicación de anestesia local y las innecesarias incisiones quirúrgicas, sin suturas ni cicatrices.
La Oclusión Venosa reporta pues muchas ventajas frente a antiguos sistemas como la terapia hormonal, que si bien consigue una ligera mejoría de los síntomas no resuelve el problema y presenta efectos secundarios, u otro tipo de intervenciones mucho más laboriosas y con períodos de recuperación más prolongados.