El 62 % de las mujeres cuidan más su belleza tras la menopausia

La menopausia es el cese de la menstruación y existen dos periodos que marcan esta etapa: la perimenopausia (etapa anterior) y la postmenopausia (etapa posterior). La edad media en la que la mujer comienza el climaterio (suma de estas dos etapas) es de 47 años, pero los efectos del mismo comienzan a apreciarse antes. Consecuencias psíquicas y físicas como la apariencia de la piel requieren cuidados especiales. Por ello, más de la mitad de las mujeres aumentan sus tratamientos de belleza en esta etapa.

El 87% de las mujeres nota cambios específicos en su piel durante la menopausia, notándola más seca deshidratada y arrugada, sin embargo sólo el 62% de ellas aumenta sus cuidados de belleza tras esta etapa.

“La Piel en la Menopausia”, es una encuesta promovida por la compañía Allergan con el objetivo de reflejar los cambios a los que se ven sometidas durante, tras la menopausia y su percepción sobre ellos. A la pregunta de cuáles son los cambios que notaron por la menopausia 54% de las mujeres españolas se muestran inseguras de su aspecto debido a la menopausia.

Para la mayoría de las mujeres la menopausia supone una transformación física y mental. La doctora Cristina Villanueva, experta en medicina estética (Clínica Villanueva, Barcelona) asegura que existe inseguridad con el aspecto físico y origina cambios de humor. “Aunque no todas las mujeres lo viven por igual, suele haber una temporada de inestabilidad en el peso que por lo general suele aumentar, lo que no es muy bien aceptado. Estos trastornos se acaban estabilizando y algunas mujeres se sienten mejor tras esta época de cambios, incluso mejor que antes de la menopausia”.

El primer cambio que vemos en la piel es la pérdida de volumen del rostro. La piel sufre sequedad y deshidratación. Otros síntomas relacionados directamente con la piel son el aumento de arrugas (54%) y la pérdida de elasticidad (46%). A ello le siguen las arrugas y  líneas de expresión y los cambios en el color y la textura facial. La disminución de la suavidad (29%), cambio en la tonalidad de la piel (27%) o cambio en el tamaño de los poros (21%) son otras de las alteraciones que se destacan en la encuesta.

Según los resultados de la encuesta, tan solo un 6% de las mujeres tienen total confianza en el aspecto de su piel durante estos años, frente al 44% inicial que se veían “muy bien para su edad” antes de iniciar la menopausia. Además, el 48% dejan de sentirse sexys.

El 52% de las mujeres nota que durante la menopausia su piel ha envejecido más que ellas mismas, en cambio, esta cifra desciende hasta un 42% una vez finaliza esta etapa de cambio hormonal. “En el rostro se produce una disminución importante de la producción de ácido hialurónico, por lo que la piel se ve más flácida y pierde elasticidad, se ve menos firme, también hay un cambio en la cantidad y en la disposición de la grasa y empiezan a aparecer surcos y arrugas en las comisuras de los labios. Suele aumentar la grasa en la zona de la papada, pero en general el rostro se va afilando”, afirma la Dra. Villanueva. Los sofocos y los sudores son síntomas que varían enormemente tanto en su gravedad como en su duración. Para muchas mujeres, ocurren de vez en cuando y no causan mucha angustia, pero el 72% declara que los sufre y pueden originar  problemas en su calidad de vida.

Los tratamientos a los que acceden las mujeres tras la menopausia son las cremas anti edad (76%) y las inyecciones faciales (21%).
La Dra. Villanueva afirma que debido a la menopausia, aumenta el número de mujeres que acuden a su clínica. ¿Qué tratamientos demandan? “Los tratamientos más eficaces para el tratamiento del envejecimiento facial global y su prevención son la toxina botulínica, para las arrugas de expresión y para dar una expresión más relajada a nuestro rostro y los materiales voluminizadores a base de ácido hialurónico, para restaurar la grasa perdida y corregir la falta de volumen, los surcos  y las arrugas de la piel. Podemos añadir otros como el láser o peeling y los de revitalización cutánea.

La combinación de estos tratamientos indicados con un diagnóstico personalizado para cada paciente, junto con la utilización de productos de primera calidad autorizados por sanidad, son la clave de un buen resultado. Hoy en día destacaría el papel tan importante de la prevención para controlar de forma más fácil los primeros síntomas”.

El 21% ha tenido o tendrá en cuenta los tratamientos inyectables faciales, el 24% ha probado o probará el láser y las que más seguidoras reúnen, con un 76%, son las cremas faciales anti-edad. La satisfacción global de las encuestadas que se someten a los tratamientos es muy elevada para el 58%, siendo un 75% las que afirman que hubieran empezado antes de conocer antes los resultados.

La mitad de las mujeres no están preparadas para afrontar los cambios de la menopausia

Otra de las cuestiones que aborda la encuesta es el nivel de preparación de las mujeres frente a la menopausia. El 50% admiten no estar listas para entender los cambios, ello origina que no sepan cómo enfrentarse al problema. Además, sorprende que el 23% no sean conscientes en absoluto de estas variaciones.