Maxi Iglesias: “Si aquí no hay nada tendré que irme, como muchos jóvenes”

El secreto de los 24 escalones” es la nueva película que el guapo y joven actor estrena de la mano de la actriz Ona Casamiquela. Tras el fracaso de la serie de Antena 3 “Toledo”, Maxi Iglesias se ha quedado sin proyectos. Tal vez por eso, como muchos jóvenes de este país, vea en el extranjero la posibilidad de encontrar nuevos mercados en los que pueda encajar.

La falta de nuevas series en televisión y la dificultad de encajar en proyectos ya muy consolidados como “El Barco”, son algunos de los motivos que podrían hacer que el tuviera que hacer las maletas. Aún así, espera con ansia que esos proyectos lleguen y no cierra la puerta al teatro, un medio que Maxi aún no ha pisado.
Lo que parece no encontrar y casi podríamos decir que ni buscar, es el amor. Nos ha hablado de sus futuros amores de campamento, pero chicas, aprovechad que sigue libre.

-Has dicho en rueda de prensa que tenías ganas de hacer acción y al parecer hay un proyecto en marcha con Luis Fernández, ¿qué hay de verdad en eso?
-Llevamos tiempo con este proyecto. Surgió cuando hicimos “XP3D” y los dos, que somos unos flipados, nos pusimos a hablar. Nuestro problema es que nos falta productora y tenemos que ponernos de acuerdo en fechas, equipo… No me importa que este proyecto tarde, lo prefiero al hecho de que salga antes y mal.

-¿Qué proyectos tienes de cine o televisión?
-En televisión no hay proyectos porque las series se prepararon a principios de año y yo estaba todavía con “Toledo” y yo tenía mi corazón ahí, así que no quise saber nada de otras series. En cine hay algo, para verano no, pero en septiembre ya os contaré.

-Así que, por lo que dices, rechazaste proyectos…
-Cuando estaba en “Toledo” sí, porque para mí esa era la serie. Tuve que decir a varios proyectos que no por estar.

-Del extranjero, ¿te han pedido algún tipo de proyecto?
-Ya os contaré. No puedo adelantar nada porque me da mal gafe, pero diré que el personaje es atrevido y suculento.

-¿Lo de irte fuera es una posibilidad?
-Si aquí no hay nada tendré que hacerlo, como muchos jóvenes. Cuando terminé “Toledo” me fui durante dos meses a aprender inglés. Estuve de lunes a viernes estudiando todas las mañanas y me vino muy bien para desconectar.

-Esta película está rodada en catalán y doblada al castellano, ¿se te quedó algo?
-Lo intenté, pero hacía más el ridículo que otra cosa.

-¿No te parecía extraño que tus compañeros hablasen en catalán y tú contestaras en castellano?
-Sí, yo les pedía que hablaran en catalán para pillarlo. Me gusta estar abierto a aprender cosas nuevas y al hablarlo todo el equipo, era una oportunidad. Me fijaba y, aunque hablarlo era más difícil, llegué a entender casi todo.

-Maxi has dicho que esta película promueve que la gente joven salga al campo a vivir aventuras y que tú de pequeño te ibas de campamento, ¿qué buscabas tú?
-Lo primero el ligoteo y luego las aventuras. Fui desde los 6 años hasta los 17, justo antes de entrar en “Física o Química”. Reconozco que me lo pasé muy bien en aquella época y que ligaba bastante.

-¿Cómo recuerdas tu primer campamento?
-Fue uno de los más duros porque acababa de morir mi padre y estaba bastante solo. De hecho, vinieron a verme mis abuelos. Los siguientes ya fueron muy divertidos y con muchas ganas…

-¿Tuviste muchos amores de verano?
-Sí, la verdad, yo es que era muy feliz…

-En la película tienes un doble amor, ¿también has vivido eso?
-Doble y triple, y prometo que no es por echarme flores. La gente en los campamentos debía ir a tope.

-¿Por qué hablas en pasado? ¿Ya no ligas?
-Porque luego ya fue salir por la televisión y se acabó el grifo. Para mí, ligar era currármelo yo y ahora te miran, porque quiera o no lo hacen, y pierde la gracia.

-¿En qué se parecen el Maxi de “El secreto de los 24 escalones” y el de verdad?
-En común, el espíritu aventurero y las ganas por descubrir aquellas cosas que me resultan misteriosas.

-¿Tuviste miedo a las cosas paranormales de la película?
-Tuve la oportunidad de hacer la guija y nunca la había hecho. Es increíble como el trabajo te da oportunidades para hacer cosas que no habías hecho en tu vida.

-¿Crees en leyendas?
-No, de pequeño a lo mejor me engañaban con los gamusinos, pero a raíz de los campamentos dejé de creer en ellas.

-¿Ves la crisis de proyectos en televisión?
-Claro que ha llegado, pero prefiero no hablar de la crisis como tal porque entramos en un pesimismo generalizado. Siempre he dicho que la televisión te da oportunidades para hacer muchos proyectos importantes. Nunca le hago feos.

-¿Y teatro?
-Me lo ofrecieron cuando estaba grabando y no pude, pero ya no han vuelto a llegar esos proyectos. Por lo menos para probar.

-Ahí es donde se dice que se demuestra la valía de un actor, ¿te da miedo?
-Al contrario. Cuando me llegue algo, si el guión me gusta, aceptaré.

-¿Texto dramático o comedia?
-Una comedia en teatro me encantaría. Sentir como la gente sonríe…

-”El Barco” comienza nueva temporada y tocan tierra por lo que habrá nuevas incorporaciones. ¿No te lo han ofrecido?
-Soy de los que piensa que si en un proyecto ya hay una cabeza de serie, para qué calentar más. Sería para hacerle la competencia en lugar de ayudarle, y eso no me gusta.

-Pero, ¿te gustaría trabajar allí?
-Me gusta, pero no es de mis favoritas. No te sabría decir mi favorita, pero “El Barco”, no.