Mima la piel de tu bebé de forma natural

La piel del recién nacido es particularmente delicada y para adaptarse a este nuevo entorno necesita unos productos de higiene, de cuidado, de protección y de bienestar específicos que, además, respeten su piel y que sean seguros. 
La piel del recién nacido una piel extremadamente frágil debido a que la capa córnea más fina, una dermis más fina (menos colágeno, fibras elásticas más finas y menos maduras). Bacteriológicamente, dentro del útero, la piel está protegida contra todo tipo de germen. La colonización bacteriana comienza en el nacimiento. La flora saprófita (flora no patógena) se instala progresivamente en la piel para su protección.
Por su parte, el pH en el nacimiento es neutro (entre 6,2 y 7,5) después se hace más ácido hasta alcanzar el pH “adulto” después de algunas semanas (pH 5,4-5,9)(1). El poder protector de reaccionar ante modificaciones bruscas y volver rápidamente a un pH normal, aún no está maduro.
El 60% de los recién nacidos presentan una descamación fisiológica (sequedad en pies, manos, tobillos…). Al pasar de un medio acuoso a un medio aéreo, la piel se encuentra naturalmente deshidratada. Este fenómeno natural aumenta por una regulación inmadura de los intercambios de agua. Debido a la delgadez natural de su capa córnea y al débil Factor de Hidratación Natural, se ocasiona una elevada pérdida insensible de agua.
El delgado grosor de la piel y la elevada relación superficie corporal/peso (3 veces más elevada que en el adulto) implican un mayor riesgo de penetración transcutánea. Algunos factores como los pañales, la temperatura exterior elevada y los micro-traumatismos cutáneos aumentan aún más esta absorción cutánea.
Por todo ello, los Laboratorios A-Derma han desarrollado una línea de cuidados que se adaptan a las necesidades de esta piel tan frágil. Se trata de la primera gama con activos naturales especialmente creada para el cuidado de la delicada y frágil piel del recién nacido.
Una gama experta en el conocimiento profundo de la fisiología de la piel de los más pequeños y en la observación de los métodos que se realizan en los servicios de neonatos. Desarrollada en estrecha colaboración con el Profesor TAIEB, dermatopediatra de renombre internacional y bajo vigilancia de los expertos toxicólogos de los Laboratorios Pierre Fabre.
La gama cuenta con solo 3 referencias: aceite de baño, aceite limpiador y aceite de masaje. Todas comparten una galénica basada en aceite extremadamente agradable en la que se ha aplicado todo el conocimiento de los Laboratorios A-Derma. Aporta nutrición, hidratación y protección a la piel frágil de los recién nacidos al mismo tiempo que favorece el masaje y el despertar de los sentidos de los más pequeños.
Los tres productos cuentan con activos de origen vegetal con el mínimo de ingredientes y una carta de formulación dermopediátrica muy estricta, sin parabenos y sin perfume que asegura una tolerancia extrema, en un afán constante de búsqueda de seguridad.