El dispositivo Venus Freeze te ayuda a recuperar tu figura tras el parto

El dispositivo Venus Freeze, que cuenta con la revolucionaria tecnología patentada (MP)2, permite reafirmar la piel y reducir la flacidez, la celulitis y la circunferencia corporal en pocas sesiones.

Después de dar a luz, todas las mujeres quieren recuperar cuanto antes la figura que tenían antes del embarazo. Pero los cambios que sufre el cuerpo durante esos nueve meses son muy profundos y es necesario cuidarse para volver a tener la silueta y el peso deseados. 

Por lo general, los objetivos principales se centran en recuperar la firmeza de la piel, eliminando la flacidez y la acumulación de grasa localizada en zonas como abdomen, caderas, muslos y glúteos. Hacer ejercicio físico y llevar una buena alimentación son los principales consejos para lograrlo. Sin embargo, dependiendo del tipo de mujer, puede ser necesario recurrir a técnicas médico-estéticas no invasivas para conseguir mejores resultados. 

En este sentido, el dispositivo Venus Freeze permite reafirmar la piel y eliminar esa flacidez de manera indolora y sin necesidad de cirugía, gracias a la tecnología patentada (MP)2, que consigue resultados inmediatos y a largo plazo.

Esta tecnología, aplicada a través de unos electrodos de diseño único, permite un calentamiento rápido y homogéneo del área a tratar, actuando en profundidad sobre los tejidos para conseguir tratamientos eficaces, seguros y placenteros, sin riesgo de puntos calientes o quemaduras y evitando así tener que utilizar agentes de refrigeración tópicos. Además, no deja marcas y no necesita tiempo de recuperación.

La tecnología (MP)2 estimula la vascularidad, la generación de nuevo colágeno y fibras elásticas y la activación del proceso de lipólisis, a través de dos mecanismos independientes, térmico (radiofrecuencia) y no térmico (pulsos magnéticos), que hacen que la piel se estire y contraiga. Las fibras, fortalecidas y estructuradas, tensan la piel, que recupera elasticidad para reducir las arrugas, alisar la celulitis y disminuir el volumen, mediante una acción antiedad global. 

El tratamiento con Venus Freeze debe iniciarse tras el período de lactancia, o bien en torno a los dos meses después de dar a luz, si no se opta por esta alternativa. Su precio es asequible y el número de sesiones dependerá de las necesidades de cada paciente.