El mejor consejo que me han dado ha sido el que sea feliz

Astrid Klisans tiene una personalidad arrolladora, es una mujer con la que resulta imposible no pasárselo bien, de carácter alegre y divertido, es una amazona todo terreno que está planeando la conquista de nuestro país. Para esta entrevista y de la mano de las Yves Saint Laurent conseguimos recrear el estilo lady que tanto le inspira.
Hasta los catorce años viviste en Venezuela, aunque eres de ascendencia letona y parte de tu adolescencia la pasaste en Miami. Ahora resides en España de forma habitual, cómo te consideras, venezolana, letona, española quizás?
Soy venezolana y creo que siempre me presentaré de esta manera, pero actualmente tengo que decir que mi corazón está en España. La manera en la que este país me ha recibido y brindado su cariño, ha terminado robando mi corazón. La situación que vive actualmente Venezuela y la manera de pensar de gran parte de la población, hace que cada vez me sienta menos identificada con el país donde nací, es una gran pena, pero la situación me ha ido moldeando de esta manera. Por otro lado viajo constantemente a Letonia y con mis padres hablo mucho en letón, así que ha sido parte importante de mi vida siempre. Si tuviera que ponerlo en una frase, mi familia está en Letonia, mis recuerdos en Venezuela y mi corazón en España.
¿Cómo ha marcado tu carácter el hecho de haber podido convivir con tantas culturas y tan diversas?
Ha sido maravilloso descubrir tantas culturas, de hecho ha sido en gran parte lo que me ha formado como persona. Cada país tiene sus peculiaridades, raíces, costumbres, comida, etc. Lo importante es aferrarse a las cosas buenas de cada cultura y disfrutar de ellas. No soporto a los inmigrantes que se mudan a un país que les abre las puertas y no hacen más que criticarlo… Yo lucho por integrarme, aceptar y adaptarme al país en donde viva.
Como hemos señalado eres de ascendencia letona, ¿sigues teniendo lazos con el país?
Si, viajo varias veces al año para visitar a mis padres que se encuentran ahí. Para mi las navidades son en Letonia y cuando no las pasamos ahí, me siento extraña.
¿Cómo es tu relación con España?
¡Espectacular! Amo este país con locura. Desde el momento cero me cautivó su cultura, forma de vida, costumbres, comida, clima, todo. Cada día que salgo a la calle pienso “que suerte tienen los españoles de tener una ciudad tan bonita” ya que a pesar de la difícil situación económica siento que son muy afortunados de contar con tantas cosas maravillosas. Viniendo de un país en donde te pueden matar por quitarte un reloj, o expropiarte de la compañía que has construido durante décadas, llevarte preso por pensar distinto al régimen, donde hay escases de comida y medicinas, no puedo hacer más que agradecer de estar en un país como España.
¿Qué es lo que más te gusta  y qué es lo que preferirías olvidar de nuestro país?
Lo que más me gusta es la manera de vivir la vida, creo que a pesar de la difícil situación, las personas continúan disfrutando de las cosas simples de la vida y eso es algo que admiro. También la comida es un punto fuerte y en mi opinión, comida como la que se consigue aquí, no se consigue en otra parte del mundo. Lo que preferiría olvidar, es la manera como se conduce en Madrid, creo que los conductores son muy poco amables y en ciertas ocasiones hasta agresivos.
Eres licenciada en arquitectura y artes gráficas, ¿has llegado a ejercer o te lo planteas en el futuro?
Ejerzo como freelance con la compañía de arquitectura de mi madre en Letonia. Colaboro en cosas puntuales para mantener fresco todo el material que aprendí. Por el momento no me planteo ejercer en una oficina ya que con la cantidad de viajes que tengo, no puedo permitirme el tener un horario de oficina que me suponga una responsabilidad fija.
¿Por qué decidiste estudiar arquitectura?
Mi madre es arquitecto y desde pequeña iba a su oficina y me encantaba dibujar, colorear y hacer maquetas. Siempre me vi atraída por todo esto y la verdad es que desde pequeña, las manualidades se me han dado muy bien.
Actualmente tus intereses están centrados en otros ámbitos como el de la comunicación y el entretenimiento, ¿tienes algún proyecto del que nos puedas hablar?
Estoy trabajando junto a mi prima en un proyecto de televisión que aun esté en fase creativa. Llevamos mucho tiempo en él y el avance ha sido a pasitos de tortuga. Vamos lentas pero sin duda alguna seguras!
Has sido imagen de diversas marcas, ¿por qué crees que te eligen, cómo crees que te percibe la gente?
Cuando llegué a España de la mano de mi esposo, causó mucha curiosidad el ver quien era la nueva chica con la que andaba Carlos Baute. Creo que eso fue sin duda alguna el primer gran estallido de mi trabajo con las distintas marcas. Viniendo de un mundo como el de la arquitectura, no esperaba el colaborar con las distintas marcas, pero afortunadamente las cosas se han desarrollado de otra manera. Me suelen decir que en fotos me veo mucho más lejana que en persona y eso es algo que me entristece. Soy muy cariñosa y cercana con las personas y me da pena que en las fotos eso no se vea reflejado. Por eso para mí es muy importante presentarme en persona y vean que soy una chica como cualquier otra.
Habitual de las pasarelas y de la moda, ¿tienes algún diseñador fetiche?
Tengo varios. Me gusta Oscar de la Renta, Andrew GN, Lanvin y de los españoles Jorge Vázquez y Teresa Helbig.
¿Cuál ha sido el último capricho que te has dado en moda?
El Celine Boston Bag en negro. Me fascina y creo que es mi cartera favorita…
¿Qué básicos no faltan en tu armario?
Unos jeans Seven for all Mankind, camisetas de algodón en todos los colores posibles, una chaqueta de cuero y unos stilettos negros y nude de Christian Louboutin.
¿Cómo definirías tu estilo?
Clásica, lady y minimalista.
¿Influye tu formación en arquitectura a la hora de decidirte por ciertos diseños?
¡Seguro que si! Me doy cuenta que me gustan mucho los cortes de líneas puras y simples, por eso diseños como los de Lanvin y Oscar de la Renta llaman tanto mi atención.
¿Aconsejas a Carlos en temas de moda o no se deja?
Me dice muchísimo que le ayude y yo ¡encantada!
Antes te preguntábamos cuáles son tus básicos en moda, pero ¿cuáles son los de belleza, alguna formulación/crema sin la que no puedas vivir?
Creo que un básico de belleza es alimentarse bien. Aunque me doy mis caprichitos, trato de hacer tratamientos Detox a base de frutas y cosas de este tipo para mejorar mi piel y mi aspecto. En cuanto a cremas, me gusta cambiar ya que siento que la piel se acostumbra y hay que irla sorprendiendo con fórmulas nuevas y distintas. Lo que si suelo hacer una vez a la semana es una exfoliación profunda a base de un scrub de Pomelo y luego me aplico una mascarillas hidratante de miel. El resultado es increíble…
¿El mejor consejo de belleza que te hayan dado?
SER FELIZ. Lo que va por dentro, se refleja afuera.
¿Qué es para ti la belleza?
Para mí la belleza va mucho más allá del físico inmediato que podemos ver en las personas. Existen cánones de belleza, estaturas, pesos y facciones estandarizadas que nos llaman la atención a primera vista, pero yo suelo fijarme en algo mucho más allá de esa primera impresión. Para mí una persona que considero “bella” es aquella que ríe, transmite buenos sentimientos, tiene buenas intenciones y un carisma que se refleja desde un principio en su mirada. Estoy acostumbrada a ver personas muy bellas físicamente y por eso es algo que hoy en día no considero como belleza absoluta, la belleza absoluta va mucho más allá…
Eres una habitual en los medios de comunicación y photocalls, cómo se sobrevive al escrutinio público, eres de las que analiza sus apariciones públicas al detalle?
Para nada. No suelo ver nada de mis apariciones públicas ni entrevistas. Creo que todo ser humano tiene cierto miedo a ser criticado o burlado, así que prefiero evitar esas situaciones. Hay muchas personas que dicen que les da igual que les critiquen, pero honestamente cuando te critican y ofenden por alguna tontería o injusticia, a todos nos duele así sea un poquito.
A parte del personaje público que todos conocen, cómo es Astrid Klisans, cómo te definirías
Soy una persona muy luchadora, cariñosa, polifacética, y como no, malcriada también (se ríe). Para mí, el amor es el motor de nuestras vidas.

Y ya por último, cómo te gusta pasar tu tiempo libre, sabemos que una de tus siguientes metas es convertirte en amazona profesional…
Bueno, tanto como amazona profesional, no lo sé. Me encantaría, pero no es nada fácil, para eso faltan muchos años, mucho sacrificio, derrotas y victorias. Si es verdad que amo los caballos desde que era una niña y el tenerlos en mi vida se ha vuelto algo esencial. Mientras estudié arquitectura, tuve que abandonar esto que tanto me apasiona, y hoy en día me doy cuenta que son gran parte de mi equilibrio emocional y felicidad. Los caballos son mis amigos, confidentes, estabilidad, gimnasio, desconexión… En fin, ¡lo son todo!