Cinco claves para proceder con el temido cambio de armario…¡recicla!

Entre todas las posibilidades, ‘reciclar’ prendas de invierno para verano se postula como una alternativa que permite ahorrar tiempo y dinero

¡Por fin llega el calor! Tras una racha donde las temperaturas invernales han predominado el ambiente a pesar de estar ya en plena primavera, ahora el clima da tregua y permite dar rienda suelta a prendas más ligeras con las que disfrutar de las calles y las terrazas. Pero este regocijo se ve ocasionalmente nublado por un acontecimiento común a esta época: el temido cambio de armario. Ahora bien, ¿cuál es la clave para sobrevivir a él y, lo más importante, acertar con lo que dejamos a mano?
Para ayudar con este cambio de armario de cara a la nueva temporada estival, LOOKIERO, el servicio de personal shopper online exclusivo para mujeres, aporta varios consejos para que llevar a cabo este cometido de un modo estratégicamente práctico.

1. Vestidos y faldas
Los vestidos y las faldas se han convertido en imprescindibles del armario en cualquier fecha el año. Si durante el invierno se acompañan de medias y abrigos, en verano se pueden combinar con una cazadora vaquera y unas sandalias, aprovechando así una misma prenda en temporadas distintas. Gracias a su versatilidad, se han convertido en prendas atemporales que saltan de una temporada a otra.

falda

2. Prendas de abrigo
Mientras que en invierno se suman capas a los looks, en verano se restan. Sin embargo, para esas mañanas y noches más frías, en las que una camiseta de manga corta no es suficiente, se deben dejar un par de chaquetones o bikers en el armario. Si además se combinan con unos pantalones remangados a la altura del tobillo, una camiseta suelta y unas zapatillas, el resultado será el perfecto look normcore.

3. Pantalones
Cuando llega el buen tiempo no hay que cometer el error de guardar todos los pantalones largos, ya que hay días de verano en los que este tipo de prendas puede ser el mejor aliado. Desde LOOKIERO se aconseja dejar un par de jeans en el armario con los que enseñar el tobillo, una moda que aumenta este verano. Resulta perfecto remangar los pantalones de tal manera que dejen al descubierto esta parte de la anatomía y combinarlos con deportivas, sandalias o, incluso, un buen par de tacones creará un effortless look fantástico.
Aparte, customizar la ropa es otra de las opciones para esas prendas viejas que ocupan espacio en el armario. Romper un par de pantalones viejos dándoles ese toque degastado, incluso añadiendo agujeros en las rodillas, será un plus a esos atuendos más transgresores y frescos.

vaqueros

4. Básicos
Las prendas básicas son igual de socorridas tanto en invierno como en verano. A la hora de hacer el cambio de armario se deben salvar básicos como esas camisetas de algodón en colores blanco o negro, unos jeans o alguna camiseta de rayas estilo ‘navy’. Su atemporalidad permite jugar con ellas todo el año, quizás con americanas o con un jersey sobre los hombros, creando looks limpios y poco cargados, perfectos para los días tanto calurosos como frescos de estos meses.

5. Calzado
Antes era impensable calzarse unas botas o botines en verano, pero combinadas adecuadamente pueden convertirse en un must estival. Con vestidos sueltos en blanco o crudo, por ejemplo, aportarán a cada look ese toque boho chic tan de moda.
Lo mismo pasa con las sneakers. De ser un complemento exclusivo de deportista, ahora esas zapatillas blancas de última tendencia en la temporada pasada se pueden combinar perfectamente con unos pantalones cortos y una camiseta básica o, por qué no, con un vestido midi, haciendo un look sport-chic ideal.

botas