“Carmina Burana” brilla con lenguaje flamenco en el Teatro Apolo

Carmina Burana, penetrante cantata clásica del compositor aleman Carl Orff, aclamada por el público internacional desde su estreno en 1937, se ha teñido en esta ocasión de aires de ballet, cante y flamenco, para aterrizar con éxito en el Teatro Apolo de Madrid.

carmina-burana

En el mundo actual donde vivimos sumergidos, donde lo espiritual, lo onírico y la metáfora se encuentra cada vez menos presentes, esta versión de Carmina Burana impulsa al espectador a contagiarse de la elegancia mágica de una representación coreográfica que brilla con un lenguaje original, creando actitudes y alentando emociones.

El espectáculo se divide en dos partes: en la primera, de sesenta minutos de duración, 24 bailarines interpretan la cantata Carmina Burana. La mezcla de estos poemas profanos y sacros medievales han sido versionados con gran acierto por los bailarines del Ballet Flamenco de Madrid para contagiar al público de amor y arte. El conocido coro inicial dedicado a Fortuna, diosa romana de la suerte, es el pistoletazo de salida para un espectáculo en el que los temas de Orff, la primavera, el vino y el sexo, se entrelazan con unos ritmos absorbentes que dan forma a una de las obras orquestales más aclamadas del siglo XX. La segunda parte, Fiesta Flamenca, es una puesta en escena más tradicional en la que el cante, el ritmo, el toque y el baile se hacen presentes abrigados por el más profundo sentimiento flamenco, creando así una particular tensión entre flexibilidad y la exactitud del compás.

En definitiva, un espectáculo que hace disfrutar al público de la más profunda esencia y fuerza del arte universal del flamenco, la danza, el ballet, el cante y el ritmo.

1