Remedios contra la caída del cabello

El estrés a largo plazo, o crónico, hace que las personas corran el riesgo de sufrir una serie de problemas de salud. Entre ellos se encuentran la depresión y la ansiedad, así como problemas de digestión y sueño. El estrés crónico también se ha relacionado durante mucho tiempo con la caída del cabello, pero las razones no se conocían bien.

El crecimiento del cabello consta de tres etapas. En la de crecimiento (anágena), las hebras de cabello se abren paso a través de la piel. En la degeneración (catágena), el pelo deja de crecer y el folículo de la base del mechón se encoge. En el reposo (telógeno), el pelo se cae y el proceso puede comenzar de nuevo. El pelo es uno de los pocos tejidos que los mamíferos pueden regenerar a lo largo de su vida.

El ciclo de crecimiento del pelo está impulsado por las células madre que residen en el folículo piloso. Durante el crecimiento, las células madre se dividen para convertirse en nuevas células que regeneran el pelo. En el periodo de reposo, las células madre están inactivas. Hasta ahora, los investigadores no habían determinado exactamente cómo el estrés crónico afectaba a las células madre del folículo piloso.

Los investigadores empezaron por comprobar el papel de las glándulas suprarrenales, que producen las principales hormonas del estrés: la corticosterona en los roedores y el cortisol en los humanos. Al eliminar las glándulas suprarrenales de los ratones se produjeron ciclos rápidos de recrecimiento del cabello. La regeneración del folículo piloso no se ralentizó a medida que estos ratones envejecían, como ocurrió en los ratones de control. Por el contrario, las células madre del folículo piloso siguieron entrando en la fase de crecimiento y regenerando los folículos pilosos durante toda la vida de los animales. El equipo pudo restablecer el ciclo capilar normal alimentando a los ratones con corticosterona.

Quizá te interese  ¿Cuál es la mejor forma de cortar las puntas a los cabello ondulados?

Cómo prevenir la caída del cabello en los adolescentes

Es importante distinguir entre el estrés físico y el emocional cuando se trata de la caída del cabello. Aunque ambos pueden provocar la caída del cabello, el estrés físico suele ser más rápido de abordar y solucionar que las causas emocionales del estrés. El estrés físico puede incluir enfermedades graves, partos y cambios extremos en la dieta.

El estrés emocional, como la pérdida de un ser querido, la presión laboral, los problemas económicos o los problemas de crianza, pueden provocar la caída del cabello. Estos cambios de humor pueden desencadenar desequilibrios hormonales, que conducen a la caída del cabello, a menudo a través del efluvio telógeno.

Durante los periodos de estrés emocional extremo, el efluvio telógeno puede provocar la caída del cabello. El efluvio telógeno es el tipo más común de pérdida de cabello inducida por el estrés, pero no es permanente. El pelo suele volver a crecer en dos o tres meses.

El estrés emocional también puede desencadenar un tipo específico de alopecia, llamado alopecia areata. Se caracteriza por la aparición de calvas repentinas en el cuero cabelludo, que pueden extenderse hasta cubrir toda la cabeza. Una vez más, la pérdida de cabello causada por la alopecia areata no es permanente y a menudo vuelve a crecer, aunque a veces es necesario un tratamiento.

Tensión por retroceso de cabello

A diferencia de la visita al dermatólogo para tratar un brote de acné hormonal o someterse a una sesión de láser de hiperpigmentación, la caída del cabello es algo de lo que la mayoría de las personas son un poco más reticentes a hablar. Especialmente las mujeres pueden sentirse avergonzadas de admitir que están experimentando un adelgazamiento superior a la media, cuando en realidad el 50 por ciento de las mujeres acabará sufriendo una caída excesiva del cabello. El estrés es sólo uno de los muchos culpables que pueden hacer que se pierdan más de 100 cabellos en un día -en comparación con los 50-100 cabellos normales-, pero teniendo en cuenta que estamos en una pandemia mundial, además de abordar la brutalidad policial sistémica, diríamos que el momento es propicio para un poco de calvicie.Aceptar que la pérdida de cabello puede ocurrir ahora mismo es sólo el primer paso. El segundo paso es darse cuenta de que se puede abordar, aunque no se pueda arreglar la calvicie de la noche a la mañana. Hemos hablado con la dermatóloga Dra. Jeanine Downie, de Image Dermatology, y con Shab Reslan, experto en salud capilar de HairClub, para saber más sobre la relación entre el estrés y el debilitamiento del cabello, así como sobre los productos y tratamientos que pueden ayudar a revertir el daño.

Quizá te interese  ¿Cómo saber si un color de tinte me queda bien?

Alopecia por estrés

¿Puede el estrés provocar la caída del cabello? Sí, los estudios sugieren que el estrés afecta a los folículos pilosos, provocando la caída del cabello. Factores como el estrés físico y emocional, las lesiones y la ansiedad pueden desencadenar la caída del cabello. Incidentes como los accidentes, la hospitalización, las infecciones, las cargas financieras, las deudas, la muerte de un ser querido, los problemas relacionados con el trabajo, etc., contribuyen significativamente al estrés.

Si la caída diaria del cabello supera los 80-100 mechones habituales, es posible que sufra una caída del cabello relacionada con el estrés. Si notas calvas en el cuero cabelludo, puede ser un signo de Alopecia Areata. Si ha tenido la necesidad de arrancarse el pelo, puede tratarse de una tricotilomanía inducida por el estrés.

Las soluciones tópicas y los fármacos aprobados por la FDA, de venta libre, como Minoxidil y Finasteride, pueden ayudar a promover el crecimiento del cabello y actuar como tratamientos para la caída del cabello debida al estrés. El Minoxidil o Rogaine mejora el flujo sanguíneo y el suministro de oxígeno al cuero cabelludo, nutriendo así los folículos pilosos. La finasterida, por su parte, es un medicamento de venta con receta que reduce la conversión de la testosterona en dihidrotestosterona (DHT), la hormona que es la principal responsable de la caída del cabello en los hombres. La finasterida estimula el crecimiento del cabello al reducir los niveles de DHT.