Dolor de cabeza con picor

La dermatitis atópica se manifiesta por un picor intenso y severo, asociado a manchas eritematosas en la piel seca. La urticaria y la dermatitis de contacto también pueden causar lesiones intensas con picor y ampollas, asociadas a un enrojecimiento.

Otras causas de picor en la cabeza son la foliculitis (infección de los folículos pilosos), las micosis cutáneas (como la tinea capitis) y las parasitosis, como la pediculosis capitis y, con menor frecuencia, la sarna.

Los piojos de la cabeza pueden anidar fácilmente detrás de la nuca y en la zona de la cabeza detrás de las orejas; estos pequeños parásitos también pueden observarse a simple vista levantando el pelo y pasándolo por encima.

El estrés, la tensión emocional y la ansiedad pueden provocar la aparición de picores en la cabeza y dolor (tricodinia). Estos síntomas, a su vez, suelen ser concomitantes con un aumento de la caída del cabello (estrés o alopecia psicógena).

En algunos casos, el picor de cabeza forma parte de los síntomas de enfermedades sistémicas, como el lupus eritematoso sistémico, la disfunción tiroidea (por ejemplo, el hipotiroidismo) y algunas enfermedades hepatobiliares (por ejemplo, cálculos biliares, hepatitis y cirrosis).

Picor de cabeza y cuello

Quienes experimentan esta molestia saben lo problemática que puede ser en su vida diaria, sobre todo porque suelen experimentar otros problemas relacionados, como la producción excesiva de sebo, la formación de granos y/o pústulas, el ardor, el enrojecimiento y la descamación de la piel. En el post de hoy, por tanto, hablaremos de cómo remediar el picor del cuero cabelludo y de cómo encontrar la causa. ¿Tienes curiosidad? Siga leyendo para enterarse de todo.

Quizá te interese  ¿qué shampoo recomiendan los dermatologos?

Otros factores relacionados con estas molestias son las infecciones, tanto bacterianas como fúngicas. En el primer caso, cuando las bacterias infectan un folículo piloso, estamos ante la infame foliculitis, pero también pueden afectar directamente a la piel. En el segundo caso, el cuero cabelludo se ve afectado por hongos que lo colonizan e infectan.

Picor en el cuero cabelludo

Tanto las infecciones bacterianas, provocadas por bacterias que infectan el folículo piloso y desencadenan una reacción inflamatoria denominada foliculitis, como las infecciones fúngicas, causadas por hongos que colonizan e infectan el cuero cabelludo y que provocan, por ejemplo, la tiña, son responsables de los picores intensos.

Las alergias y las intolerancias alimentarias también pueden ser la causa de los picores: los tintes químicos que utilizamos para dar nuevos colores a nuestro cabello, las sustancias básicas o ácidas utilizadas en los tratamientos de belleza, son a menudo la causa de fuertes alergias, que se manifiestan en un picor persistente en nuestro cuero cabelludo.

Si la causa no es patológica, el picor puede estar provocado por factores externos. Por ejemplo, los piojos, pequeños insectos que se alimentan de nuestra sangre y ponen sus huevos en el cuero cabelludo. Estos parásitos son extremadamente contagiosos y difíciles de eliminar, ya que ellos (pero también los huevos) se adhieren muy fuertemente a las raíces del pelo.

Picor en el cuero cabelludo

Las glándulas sebáceas son orgánulos microscópicos de la piel que producen una sustancia aceitosa (sebo) encargada de lubricar e impermeabilizar la piel. Las glándulas sebáceas forman parte del sistema tegumentario, que incluye la piel, el pelo, las uñas y otras estructuras que ayudan a proteger la piel de las agresiones ambientales o físicas.

Quizá te interese  ¿cómo se usa el champú morado?

El debilitamiento temporal del sistema inmunitario también puede actuar como factor desencadenante, aunque esté causado por el estrés y la fatiga, las condiciones hormonales, la falta de sueño, la depresión y las deficiencias vitamínicas (por ejemplo, la vitamina B6).

Algunos dermatólogos recomiendan que los champús medicados se utilicen también para lavar otras zonas distintas del cuero cabelludo afectadas por la dermatitis, con el fin de aprovechar su efecto antifúngico; en este caso es útil dejarlo actuar durante al menos 5-10 minutos.

Algunas investigaciones parecen indicar que los suplementos de aceite de pescado que contienen ácidos grasos omega 3 podrían ser útiles contra la dermatitis seborreica, pero hasta la fecha no hay pruebas definitivas en la literatura.