Las mejores vitaminas para el cabello

Las menstruaciones abundantes, el vegetarianismo o la donación regular de sangre pueden provocar niveles bajos de ferritina, la proteína que contiene el hierro en el organismo. Las mujeres, en particular, tienden a sufrir una carencia de hierro porque no suelen comer mucha carne roja. Pero las espinacas y las legumbres también son ricas en hierro y todo el cuerpo se beneficia, incluidas las uñas y el cabello.

Nunca, nunca, nunca te hagas una cola de caballo o una trenza demasiado apretada: aunque el pelo no se caiga de raíz, retorcerlo agresivamente lo romperá. Recogerse el pelo en verano es cómodo y está de moda, pero ten cuidado de no atarlo demasiado.

Si acaba de empezar a tomar la píldora, tenga en cuenta que puede tener un efecto negativo en su cabello. Por lo general, las píldoras anticonceptivas con estrógenos son buenas para el cabello, pero las que sólo contienen progesterona pueden contribuir a su caída. Antes de seleccionar el anticonceptivo adecuado, por supuesto, consulte a su médico y tome nota de todos los efectos secundarios.

Vitaminas para el cabello

La belleza y el brillo del cabello dependen de una dieta sana y del cuidado constante de su bienestar físico y mental. Por ello, cualquier deficiencia afectará (casi) siempre a tu cabello. A continuación se explica cómo remediarlo

Por último, no olvidemos que la dieta también desempeña un papel importante.  Hay muchos alimentos ricos en vitaminas, minerales, ácidos grasos omega-3, zinc, biotina y antioxidantes que ayudan a mejorar el aspecto del cabello. ¿Quieres saber qué alimentos son ideales para que tu pelo vuelva a brillar?

Entre las verduras, busque las zanahorias, que son ricas en vitamina A, antioxidantes y betacaroteno; los pepinos, que contienen azufre; las espinacas, que, como todas las verduras de color verde oscuro, son una buena fuente de calcio, zinc y hierro; y las cebollas, que son ricas en vitaminas del grupo B.

Vitamina d pelo blanco

Otros factores como el estrés psicológico y físico, las dietas desequilibradas, el tabaquismo, la toma de ciertos medicamentos y, en las mujeres, los cambios hormonales ligados a periodos concretos como el embarazo, la lactancia y la menopausia, también pueden favorecer la caída excesiva del cabello.

Las vitaminas del grupo B también son esenciales, ya que intervienen en la síntesis de la queratina, la proteína que es uno de los principales componentes del cabello. También intervienen en el metabolismo energético celular y contrarrestan el estrés, una de las principales razones del adelgazamiento excesivo y la caída del cabello.

Por último, no hay que olvidar los minerales. El hierro, por ejemplo, que desempeña un papel clave en los procesos de crecimiento del cabello al transportar el oxígeno necesario a las células. O el zinc, que interviene en la síntesis de la queratina, y el cobre, que participa en la síntesis de la melanina, la proteína que da color al cabello.

Vitamina b12 pelo blanco

Te explicamos qué minerales y vitaminas son importantes para tu cabello y qué alimentos los contienen. También llegamos al fondo de las causas de los típicos problemas capilares y te contamos cuáles son los cinco sencillos consejos de belleza que puedes utilizar para ayudar a tu cabello en el día a día.

Un ser humano tiene alrededor de cinco millones de folículos pilosos, de los cuales unos 100.000 forman parte del pelo de la cabeza[1]. Con algunas excepciones, el pelo se encuentra en casi todas las zonas de la piel humana y desempeña muchas funciones importantes:[2]

Para que tu cabello domine todas estas tareas, debes prestar atención a la salud de tu cabello y cuidarlo desde el exterior, además de fortalecerlo desde el interior. Como nuestra dieta contiene nutrientes importantes para el cabello, también contribuye a su aspecto saludable.

Para estimular el crecimiento del cabello, muchos pequeños vasos sanguíneos suministran todos los nutrientes esenciales a las células capilares situadas en la base de la raíz, en la papila capilar[6]. Para proteger el cabello externamente, las glándulas sebáceas, situadas en la piel y abiertas en el tallo del cabello, producen una fina película protectora de aceite que impide que el cabello se reseque[3][6].