La zona de los ojos es muy sutil y, por tanto, más delicada. La hinchazón de los ojos o los párpados es, por tanto, un síntoma muy común para muchas personas. Hay innumerables causas que lo generan, algunas raros, pero la mayoría vinculadas a alergias, conjuntivitis, blefaritis o incluso un estilos de vida incorrectos.

Hay varias formas de tratar la hinchazón, pero es muy importante saber de dónde viene antes de actuar.

Las causas

Índice de Contenidos

Debido a las múltiple causas resultaría extremadamente difícil enumerarlas todas, pero intentemos saber al menos lo más común.

Alergias: Millones de personas padecen esta dolencia, especialmente en primavera, cuando los pastos son más comunes, pero no solo, de hecho, los ácaros y el polvo acechan durante todo el año.

Infecciones oculares: causadas por virus o bacterias, que a menudo conduce a la inflamación del tejido que rodea los ojos y los párpados.

Blefaritis: inflamación crónica que se desarrolla dentro de los párpados. Además de la hinchazón de los ojos, los síntomas también incluyen ardor, picazón, lagrimeo excesivo y una sensación de cuerpo extraño dentro del ojo.

Conjuntivitis: proceso inflamatorio que afecta a la conjuntiva. Puede ser de origen viral o bacteriano, pero también puede ser provocado por alérgenos, lentes de contacto, gotas para los ojos y ungüentos. En estos casos, la hinchazón se acompaña de ardor, picazón y enrojecimiento de los ojos. Al ser contagioso, las precauciones para evitar la transmisión nunca son suficientes.

Hay otros factores diarios que alimentan la hinchazón, como exceso de sodio en la dieta. Por tanto, una mala alimentación o dormir poco y mal se encuentran entre las causas más frecuentes.

Quizá te interese  ¿Qué pasa si me depilo con cera después de láser?

Los remedios

Primer paso: identifique la causa y el tratamiento adecuado contactando con su propio médico. Generalmente, en los casos menos graves, el problema se trata con remedios caseros que alivian la hinchazón.

Si se trata de alergias, recurriremos al uso de colirios que contienen antihistamínicos y descongestionantes. Si las bacterias son la fuente del problema, se necesitarán antibióticos para eliminar la infección y, por lo tanto, la hinchazón.

Prevención

Como siempre, la prevención es el arma ganadora.

Es importante no frotarse los ojos si tiene las manos sucias. También es una buena costumbre utilizar cremas para los ojos a base de hierbas aromáticas como el romero o la menta, conocidas por sus propiedades refrescantes y astringentes.

Rociar el rostro con agua fría por la mañana es la mejor manera de comenzar el día y reducir la hinchazón.

Si padece alergias, trate de tomar precauciones dentro de sus casas, manteniendo los filtros de aire limpios y pasando la aspiradora con frecuencia para eliminar el polvo y el cabello, además de usar gotas oftálmicas antihistamínicas para no empeorar la situación.