Al final del verano nos ocupamos de algunos efectos secundarios relacionados con la exposición prolongada al sol. Para revitalizar La piel del rostro y el cuerpo y devolver el brillo al cabello es necesario estudiar y seguir una estrategia de recuperación, para un otoño en nombre de belleza y de salud de la piel.

La naturaleza viene a nuestro encuentro y por eso es posible utilizar los típicos productos de otoño como uvas, vino, aceitunas, cerveza, frutos secos, cítricos para remediar los daños del verano y prepararnos para el frío. Se puede usar para secas, deshidratadas e inevitablemente abusadas por los rayos del sol. mascarilla con yogur y vino tinto para devolver la elasticidad y suavidad a la piel.

Otro secreto para tener uno piel radiante es hacer uno fregar a la cara, pero también en general en todo el cuerpo. Es útil para exfoliar la piel, eliminar impurezas y pieles muertas y secas. En otoño es posible utilizar muchos productos naturales, típicos de la temporada, para crear exfoliantes efectivos de bricolaje. Es posible hacer un excelente exfoliante a base de limón, ideal para suavizar y alisar la piel. Basta mezclar 100 ml de leche limpiadora, un puñado de sal y 6 gotas de limón. Frote suavemente la mezcla en su piel y luego enjuague.

también cabello al final del verano aparecen inevitablemente secas, quebradizas, dañadas, por lo que es necesario, si no se hace durante el verano, repararlas y tratarlas con los tratamientos necesarios. Entre los mejores tratamientos capilares de bricolaje, ideales para el otoño, se encuentran los mascarilla de calabaza y envoltura de cerveza. También es posible hacer la compresa fortalecedora del cabello a base de hojas de nuez y salvia, basta con hervir hojas de nuez y salvia en medio litro de agua durante al menos 20 minutos y luego aplicar la loción antes de cada champú.

La leve depresión estacional favorecida por la paulatina disminución de las horas de luz debe combatirse prestándose más atención a cómo regenerarse con un automasaje más de lo habitual, con un baño caliente y fragante, con un caminata lenta.