Muchas personas en el mundo tienen al menos un familiar o conocido que les gusta exprimir espinillas o puntos negros en la piel. Es un “placer” que posee características en absoluto triviales, esto si se piensa que la cosa ha estado bajo estudio de expertos desde hace ya muchos años. Toma uno piel sin impurezas sin embargo, es un deseo que cada uno de nosotros tiene, esto se debe a que a veces podemos querer ser “impecables” ante los ojos de los demás.

El fenómeno de exprimir granos y otras impurezas en la piel. se conoce desde 1800 y la revista científica “The Journal of Clinical Psychiatry” también se ha ocupado de ello. Según estudios el hábito tendería a aparecer incluso desde la adolescencia y acompañaría al individuo a lo largo de su vida. Ahora, sin embargo, los médicos, al estudiar el comportamiento de estas personas, han llegado a una conclusión verdaderamente sorprendente.

la patología

Existen técnicas sobre cómo exprimir un grano o un punto negro miles de contenidos en la Red. Y esto nos hace entender las dimensiones del fenómeno, ya que un video de estas también es capaz de hacer 300.000 visitas en una semana. Registre números que realmente lo hagan pensar.

También se ha publicado recientemente un libro, a saber, el “Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales”. Pues entre las patologías también encontramos la “Trastorno de burlas de la piel”que por lo tanto también incluye el exprimido de granos y puntos negros, pero también de otras cosas presentes en la piel.

La confirmación también proviene de los estudios realizados por amy wechsler, Dermatólogo y psiquiatra de Nueva York, que sometió a los pacientes a una breve entrevista. Este último, cuando le preguntaron por qué le exprimían los granitos y los puntos negros, respondió que ese gesto llevó a relajarlos. La literatura psiquiátrica ya había afirmado que quienes realizaban este gesto lo hacían para combatir estados de ansiedad o soledad.