Nuestra piel es una herencia que debemos proteger cuidadosamente de nuestra juventud porque la apariencia es nuestra tarjeta de presentación en las relaciones sociales e interpersonales. Evidentemente, como se sabe, son varios los factores que contribuyen a un deterioro de la piel.

Entre ellos se encuentran los malos hábitos como una mala alimentación, el tabaquismo, los agentes atmosféricos o factores subjetivos como el inexorable paso del tiempo con el que todos tenemos que lidiar. Ahí medicina estética Di viene en tu ayuda a través del punzonado.

¿Qué es la punción?

La punción, de la aguja inglesa (aguja) es unauna técnica moderna de revitalización y regeneración de la piel del rostro y el cuerpo, que estimula la producción de colágeno y elastina, mejorando el brillo y firmeza de la piel. El tratamiento está indicado para pieles más maduras, para ralentizar el proceso de envejecimiento fisiológico y para reducir los signos del envejecimiento reactivando el recambio celular. Es un tratamiento paciente externo, para que pueda reanudar con seguridad sus actividades normales una vez finalizadas, siempre que no se exponga a la luz solar directa, hasta que haya desaparecido el eritema postratamiento.

Los primeros resultados positivos de la punción se observan después de algunas semanas. Para ver los efectos positivos consolidados será necesario esperar 2-3 meses, ya que este es el período necesario para la formación del nuevo colágeno. Al final del tratamiento, la piel puede aparecer bastante enrojecida durante 2-6 horas, en algunos casos puede aparecer un ligero edema y micro-sangrado, con pequeños hematomas especialmente en el rostro, destinados a resolverse de forma natural en 4-5 días.

Cómo se lleva a cabo y cuáles son las contraindicaciones.

La sesión de punción se realiza en la clínica y consta de una serie de microperforaciones de la piel, usando pequeño agujas. Los microtraumatismos desencadenan mecanismos de reparación tisular, estimulando la producción de colágeno, ácido hialurónico y elastina por parte de los fibroblastos. Todo esto tiene beneficios en arrugas, códigos de barras, cicatrices post-acné, cicatrices atróficas o hipertróficas, laxitud cutánea, poros dilatados, hiperpigmentación o hipopigmentación, melasma del escote. estrías, alopecia.

La punción se realiza usando un rodillo con microagujas, que se desliza sobre la piel, después de aplicar una crema anestésica y, al final de la sesión, durante 15-20 minutos, una crema calmante. La piel reacciona a los ataques de las microagujas, se renueva a nivel celular, dando un aspecto general luminoso y fresco. Pero la punción también se puede hacer con Dermapen, en el que contamos con una especie de bolígrafo que de forma mecánica y continua realiza orificios microscópicos de longitud seleccionable, controlando la velocidad que puede ser de hasta 25 veces por segundo. En este caso, las microagujas penetran verticalmente en la piel; lo que mejora enormemente la efectividad del tratamiento, minimizando las molestias para el paciente.

La piel se beneficia, en cuanto a tono, brillo y elasticidad del tratamiento, se elimina el daño cutáneo por envejecimiento en rostro, cuello y escote, se ejerce un efecto lifting alrededor de la boca y ojos, un efecto antiséptico y antibacteriano para el acné cicatrices, se favorece la síntesis de nuevo colágeno, con un efecto elastificante que mantiene la piel tonificada. Después de una visita exhaustiva para evaluar cuidadosamente el problema, se aplica anestesia local en el área a tratar, posiblemente agregando el ingrediente activo. Por lo general, se recomiendan 3-4 sesiones con 30-40 días de diferencia para obtener mejores resultados, dando tiempo al colágeno para reformarse.

La punción no está indicada en sujetos con enfermedades cutáneas activas, mujeres embarazadas, pacientes con defectos de cicatrización, trastornos de la coagulación sanguínea, colagenopatía. No se puede realizar en presencia de tumores cutáneos, queratosis actínicas difusas, nevos de detección difusa.

En resumen

Resumamos los conceptos clave de la punción: la epidermis se mantiene intacta y la dermis se fortalece de forma natural, el apósito está abierto, es decir, no requiere de molestos vendajes, se puede realizar de forma ambulatoria y se puede repetir en poco tiempo. período de tiempo. los tiempos de recuperación son rápidos, la vida de la relación no se interrumpe, es posible realizar maquillajes.

Entre los efectos secundarios y las complicaciones: durante un período muy corto, existe una mayor sensibilidad a la luz solar, por lo que es necesario aplicar filtros solares después del tratamiento Es posible un enrojecimiento persistente durante más de dos días, así como la formación de costras, locales. molestias durante un par de días (primer día de efecto solar). Se necesitan tratamientos con cremas tópicas durante unos días después del tratamiento. Se debe prestar atención a la sobreinfección, mientras que se puede sentir un dolor leve o un ardor severo después de la cirugía. Pueden formarse hematomas o hematomas que deben sufrir una reabsorción espontánea. En raras ocasiones pueden aparecer pigmentaciones cutáneas (por extravasación de hemoglobina) que pueden durar unos días.