Ahí limpieza facial hazlo tu mismo se trata de una operación periódica imprescindible para mantener la piel sana, estéticamente perfecta y luminosa, y para ayudar a ralentizar los procesos de envejecimiento celular. Limpieza, exfoliación y hidratación estos son los tres pasos fundamentales para mantener la epidermis renovada y para eliminar las dañinas capas superficiales de células muertas.

Es bien sabido que se multiplican rápidamente, provocando un recambio continuo que consiste en la sustitución de elementos que ya no son funcionales por otros neoformados. Para obtener los mejores resultados, no es necesario recurrir a costosos cosméticos, pero puede ser suficiente establecer uno. rutina de bellezay personalizado según sus necesidades.

Cada mujer debe encontrar su propia rutina de belleza.

Limpieza facial hágalo usted mismo: la preparación

El requisito previo para una eficacia protección de la piel consiste en preparar la piel adecuadamente, estimulando la apertura de los poros de la piel. Para conseguirlo, nada mejor que utilizar los clásicos. fumigaciones, colocando la cara sobre el vapor producido por una olla de agua caliente con bicarbonato de sodio.

La canela y la cúrcuma, para agregar en pequeñas cantidades (una cucharadita es suficiente) también son preparaciones particularmente efectivas, especialmente para pieles grasas. El calor derivado del agua hirviendo determina una dilatación natural de los poros que así se preparan para tratamientos posteriores; de hecho, después de 10-15 minutos la piel está purificada y purificada.

En el caso de pieles especialmente impuras, es recomendable añadir unas gotas de aceite esencial de lavanda o limón, que tienen un efecto terapéutico importante.

Para pieles sensibles y delicadas es útil añadir flores de manzanilla secas, cuyo papel calmante se confirma como ideal para eliminar las rojeces e irritaciones. Al final de este procedimiento preparatorio, la piel debe enjuagarse y secarse frotándola ligeramente.

Antes de continuar con los distintos tratamientos, la piel debe limpiarse a fondo.

Eliminación de células muertas.

L ‘exfoliación es una operación prácticamente indispensable para preparar la epidermis para afrontar los tratamientos posteriores ya que la presencia de capas de células muertas actúa como una barrera real que bloquea el contacto con los cosméticos.

Para hacer un exfoliante casero eficaz, puedes mezclar dos cucharaditas de azúcar moreno (grano grueso) con dos de miel, masajeando la mezcla así obtenida durante al menos 5 minutos en todas las áreas del rostro.

Alternativamente, es posible usar dos cucharaditas de arcilla blanca combinadas con dos de miel o dos cucharadas de yogur natural mezclado con el polvo de café molido.

Es recomendable preparar un exfoliante “hágalo usted mismo” combinando una sustancia granular (como azúcar, café o arcilla) con una semilíquida (como yogur o miel) para aprovechar al máximo las propiedades de ambos componentes.

Al final de este peeling casero, se han eliminado las capas más superficiales de células y la piel está lista, tras un abundante aclarado, para afrontar las siguientes fases.

Aplicación de mascarilla

Hágalo usted mismo limpieza facial: aplicación de la mascarilla

En este punto es necesario aplicar una mascarilla que se puede hacer mezclando dos cucharaditas de bicarbonato de sodio con dos de aceite esencial de jojoba, argán o karité, para permitir que la piel se nutra (con el aceite) y al mismo tiempo purify (con bicarbonato de sodio)

Dependiendo de su tipo de piel, puede sustituir los ingredientes, usando arcilla verde en lugar de bicarbonato de sodio y aceite de limón o lavanda en lugar de los mencionados anteriormente.

Para las pieles secas se utilizan mucho las mascarillas preparadas con una yema de huevo, una cucharadita de aceite EVO y dos cucharadas de miel, sustituyendo también el huevo por pulpa de aguacate madura triturada.

Es importante dejar la mascarilla aplicada durante al menos 15-20 minutos, para permitir una perfecta penetración cutánea, prestando especial atención a la zona en “T” (frente, nariz, mentón) donde se concentran más los comedones y puntos negros.

Aplicación del tónico

Tonificación e hidratación

Tras eliminar la mascarilla con agua tibia, procedemos con otra operación de rutina de belleza imprescindible: laaplicación del tónico, que se puede hacer en casa utilizando agua termal con unas gotas de aceite esencial de rosa. El jugo de aloe vera o el agua termal con unas gotas de extracto de manzanilla son capaces de tonificar perfectamente todo tipo de pieles.

Se debe dar golpecitos al producto durante al menos 5 minutos con un hisopo de algodón o una gasa para que penetre perfectamente.

Para hacer uno excelente crema nutritiva casera Basta con mezclar unas gotas de aceite de jojoba o una cucharadita de manteca de karité en un sustrato neutro cremoso.

Para una limpieza facial completa de bricolaje, una alternativa válida es utilizar un frasco de yogur compacto (los vegetales con leche de soja también están bien) al que se le agrega la manteca de karité y luego se mezclan los componentes a la perfección.

La crema así obtenida debe aplicarse por la mañana y por la noche después de las operaciones de limpieza, peeling y tonificación, para obtener una piel aterciopelada, tonificada y libre de cualquier decoloración o imperfección.