Cómo hidratar la piel seca

Cuando llega el frío o empezamos a lavarnos las manos más de lo habitual, nuestra piel suele ser la primera en enterarse. Si bien el lavado constante de las manos puede provocar que éstas se vuelvan ásperas y agrietadas, también lo puede hacer una bajada de temperatura en el exterior y un aumento de la calefacción en el interior.Una buena crema de manos debe absorberse rápidamente en la piel, dejando las manos suaves y tersas pero no grasientas. ¿Por qué debo usar crema de manos? Una crema de manos es un producto imprescindible en el bolso, esencial para mantener la piel hidratada y protegida durante todo el año. Aplicar regularmente crema de manos mantendrá la piel suave y evitará que se agriete. Es especialmente importante para quienes se lavan constantemente las manos o trabajan en el exterior (por ejemplo, en el jardín). ¿Con qué frecuencia debo utilizar la crema de manos? Las cremas de manos pueden utilizarse con la frecuencia necesaria a lo largo del día. Nuestros expertos de GHI recomiendan aplicar la crema de manos después de lavarse las manos, antes de salir a la calle cuando hace frío o justo antes de acostarse. El consejo de GHI: enjabona generosamente tus manos con tu crema de manos favorita y ponte un par de guantes de algodón antes de acostarte para despertarte con unas manos más suaves y tersas.¿Cómo funciona la crema de manos? La crema de manos contiene oclusivos y emolientes, grupos de ingredientes que crean una barrera física en la piel y actúan bloqueando y sellando la humedad. En algunas cremas de manos, esta capa es bastante resistente al agua y puede proporcionar una protección continua incluso después de lavarse las manos.

Manos secas en invierno

Nuestras manos están siempre ocupadas: no hay otra parte de nuestro cuerpo que utilicemos más. Todo este duro trabajo somete a la piel de nuestras manos a una gran presión, además de que rara vez está cubierta y, por tanto, está directamente expuesta a irritantes externos dañinos como el frío, el calor, el lavado frecuente de las manos, la contaminación y la suciedad. Todo ello puede debilitar la barrera natural de la piel y hacer que nuestras manos se resequen.

Las glándulas sebáceas son las responsables de la producción de sebo, que proporciona a la piel lípidos (o grasas) y componentes que fijan la humedad. Como las manos tienen pocas glándulas sebáceas, son menos capaces de retener la humedad que otras partes del cuerpo y se secan más rápidamente.

Si tus manos son sensibles y ásperas, es importante que utilices un producto de cuidado hidratante con regularidad tras el lavado, especialmente si trabajas en condiciones de humedad o estás en contacto habitual con suciedad, lubricantes y productos químicos.

Guarda tu crema de manos junto al lavabo -en casa y en el trabajo- para recordarte que debes usarla. Y aplíquese la crema inmediatamente después de lavarse las manos, ya que la piel húmeda es especialmente buena para absorber los ingredientes activos.

Tratamiento de la piel seca

¿Sus manos, tan trabajadoras, están secas, agrietadas y doloridas al tacto? ¿Sus manos, muy activas, sangran con facilidad y le duelen cuando se las lava? Si su respuesta es afirmativa, entonces tiene las manos ásperas y sobrecargadas de trabajo. Puede que sólo sean diez dedos y dos palmas, pero son esenciales para nuestra vida y actividades cotidianas. Por ello, debes cuidarlas muy bien. En Workman’s Friend sabemos que hay muchas formas de tratar las manos ásperas y con exceso de trabajo más allá de la simple hidratación. A continuación te ofrecemos una breve lista de las diferentes formas de hacerlo.

Evite utilizar el jabón tradicional en sus manos. Este simple limpiador puede resecar mucho la piel. Antes de usarlo, lee las etiquetas de los dispensadores y botellas de jabón. Aléjate de las fórmulas que contienen fragancias, conservantes y sulfatos. Estos tres ingredientes resecan la piel. Las fórmulas espumosas y antibacterianas también son propensas a despojar a la piel de sus propios aceites y grasas naturales que protegen las capas externas. En su lugar, opta por un limpiador hidratante y asegúrate de aclarar bien antes de secarte. Si necesitas un buen limpiador de manos, te recomendamos Workman’s Friend Hand Cleaner with Activated Charcoal. La fórmula de este limpiador de manos limpiará en profundidad los poros e hidratará la piel, dejando una sensación de frescura y felicidad en tu piel.  COMPRAR AHORA.

Polo de manos secas

La sequedad de la piel de las manos es habitual y normalmente no es perjudicial, pero puede ser irritante, especialmente en el caso de las manos extremadamente secas y agrietadas, que pueden picar o agrietarse. En la mayoría de los casos, la sequedad de las manos se debe a factores ambientales como las condiciones meteorológicas o la exposición a productos químicos que pueden resecar la piel. Lavarse las manos demasiado o más de lo normal también puede provocar una sequedad repentina de la piel de las manos, pero hay algunas afecciones médicas que también pueden causar manos extremadamente secas. En este artículo, describiremos los signos y síntomas de la sequedad de las manos, las posibles causas y cómo tratar la piel seca de las manos.

Las manos son una de las partes del cuerpo que más utilizamos a diario. Todo este duro trabajo somete a la piel de nuestras manos a una gran presión. Además, nuestras manos rara vez se cubren y, en consecuencia, están directamente expuestas a irritantes externos nocivos como el frío, el calor, el lavado frecuente de las manos, la contaminación y la suciedad. Todos estos factores pueden debilitar la barrera natural de la piel y hacer que la piel de las manos se reseque, lo que da lugar a la formación de manchas de piel seca en las manos.