Vello encarnado en la burbuja de la ingle

Los pelos encarnados son una molestia muy desagradable en la que los propios pelos -en lugar de crecer hacia fuera siguiendo una trayectoria semivertical- crecen de forma “anormal”. Como los pelos no pueden salir al exterior, quedan atrapados bajo la piel, provocando inflamación y enrojecimiento.

Cuando los pelos encarnados son numerosos y no desaparecen fácilmente, tienden a transformarse y dar lugar a pápulas (lesiones sólidas, levantadas de la superficie de la piel), pequeñas pústulas y forúnculos inflamados, a veces llenos de pus.

Aunque no existe una verdadera prevención contra los vellos encarnados, algunas medidas sencillas pueden reducir el riesgo de reaparición. A continuación, se describirán brevemente estas medidas y se darán algunos consejos útiles que se pueden seguir para evitar, o al menos limitar, el crecimiento de los pelos encarnados.

Una buena regla general para los hombres es evitar afeitarse demasiado la barba: dejar una fina capa de barba reduce el riesgo de pelos encarnados.

Vellos encarnados profundos

2 – Exfolia la piel para eliminar las pieles muertas, afinar la textura de la piel y permitir que el vello crezca de forma natural y normal en el pecho. Existen varias técnicas de exfoliación:

Se recomienda realizar este ritual de exfoliación semanalmente y 1 o 2 días antes de la depilación. Cuidado, recuerda hidratar bien tu piel después de cada ritual de exfoliación para evitar que la piel se reseque.

3 – La depilación permanente mediante luz pulsada o láser sigue siendo la mejor solución para eliminar permanentemente los vellos encarnados del pecho. Estos métodos de depilación eliminan el vello de forma permanente al destruir el bulbo, que es el responsable de que vuelva a crecer.

Quizá te interese  ¿qué diferencia hay entre agua micelar y leche de limpieza?

Bulto de pelo encarnado

Con unas simples pinzas o una aguja de coser, ambas desinfectadas, se puede romper la capa superior de la piel, permitiendo que el pelo salga. Se trata de un trabajo ciertamente minucioso y también bastante desagradable, que se recomienda realizar sólo cuando el vello bajo la piel es bastante visible. Utiliza pinzas puntiagudas en lugar de pinzas planas, pero límpialas bien con alcohol para evitar la propagación de bacterias.

Azúcar blanco y agua: el uso de estos dos elementos permite la formación de una pasta suave pero no demasiado blanda, perfecta para un exfoliante natural y no demasiado invasivo capaz de eliminar la piel muerta y exponer una parte del cabello.

Quiste de pelo encarnado

Hay que recordar que el uso frecuente de ropa demasiado ajustada -que forma una barrera física para la salida del vello- o de cremas comedogénicas y otros cosméticos, también puede favorecer la aparición de vello subcutáneo.

La dureza típica de los granos de azúcar blanco hace que sea un remedio perfecto para un exfoliante casero de emergencia. Basta con crear una pasta suave de azúcar y agua y frotarla suavemente en la zona afectada, lo suficiente como para eliminar la piel muerta y dejar al descubierto parte del vello, que luego se puede eliminar por completo con la ayuda de unas pinzas.