Cuidado diario de la piel del rostro

Todo ritual para purificar la piel del rostro comienza con una limpieza profunda. ¿La mejor manera de hacerlo? La doble limpieza, una técnica que se ha popularizado en Japón y Corea, que consiste en utilizar dos tipos de productos diferentes, uno tras otro. Una rutina de belleza creada para eliminar el pesado maquillaje blanco de las geishas, este método de limpieza es adecuado para todo tipo de pieles, y se realiza mejor por la noche.

Vierta el delicado producto en la palma de la mano y masajee suavemente la piel seca durante 30 segundos con movimientos circulares. Moja tu rostro con agua y aplica el segundo limpiador directamente sobre el primero, masajeando. Aclara todo con agua tibia y seca la piel con una toalla suave. También puede lavarse la cara dos veces con el mismo limpiador en lugar de con dos productos distintos.

Programa para ponerse guapo

De todos modos, volvemos a la nutrición, un paso muy importante. Para cuidar la piel del rostro y más allá, después de la limpieza hay que utilizar productos para la piel que la hidraten y la nutran.

Un producto incorrecto no sólo no te permite cuidar la piel del rostro y del cuerpo en general, sino que incluso podría tener el efecto contrario y exponerte a más imperfecciones. ¿Quiere un ejemplo?

Hasta ahora hemos visto un montón de elementos que estamos seguros de que serán útiles para el cuidado de la piel en general, pero nos gustaría echar un vistazo más de cerca a dos temas que estamos seguros de que te llamarán la atención:

Por último, no te olvides de proteger tu piel. Recuerda que las manos, antes que la cara, son la zona del cuerpo donde aparecen tempranamente las manchas solares, esas acumulaciones de melanina que crean manchas en la piel.

Ponerse guapo

En primer lugar, la piel necesita mucha hidratación durante el período otoñal, ya que la reducción de la producción de sebo y la irritación causada por diversos factores ambientales como la lluvia, el viento y los cambios de temperatura tienden a resecar la piel y a apagarla.

Los exfoliantes se aplican por la noche sobre el rostro limpio, después de desmaquillarse, dejando la piel ligeramente húmeda. Si decides hacerlo por la mañana, puedes limpiarte con el exfoliante en lugar de con tu producto limpiador habitual.

Cómo ser más bello

Usar un limpiador aceitoso, retirarlo con una almohadilla y luego usar agua micelar no tiene sentido porque en realidad estás usando dos limpiadores uno tras otro, en lugar de un limpiador y un limpiador. Elige entre el limpiador para pieles grasas y el agua micelar el producto con el que te sientas más cómoda y luego procede con un limpiador suave.

Esperamos que hayas disfrutado de estas preguntas y respuestas sobre el cuidado de la piel para principiantes. Si tienes más preguntas sobre los fundamentos de las rutinas de cuidado de la piel, ¡déjanoslas en los comentarios! o en el Instagram de AMP o Federica. Mientras esperamos los próximos reportajes en profundidad, echa un vistazo a nuestra sección de belleza.