La miel, néctar de flores elaborado por las abejas, es un ingrediente muy conocido en la cocina que siempre se ha utilizado en cosmética.

Su composición de azúcares, junto con proteínas y sales minerales, lo convierte en un excelente ingrediente humectante y emoliente con propiedades reconstituyentes para la piel.; los polifenoles y flavonoides de los que es rica la miel, le confieren una acción antioxidante. La miel también cuenta con propiedades antibacterianas, antifúngicas, antiinflamatorias y protege la piel de la agresión de los agentes atmosféricos.

Miel: propiedades cosméticas para la piel y el cabello

El uso de la miel para el cuidado y la belleza de piel y cabello es útil gracias a sus propiedades emolientes, protectoras, nutritivas y antiinflamatorias. Veamos ahora con más detalle las propiedades de este fantástico ingrediente.

✓ Miel para una piel sana, joven e hidratada

La miel proporciona a la piel la cantidad adecuada de hidratación, contrarrestando la sequedad de la piel. Gracias a sus propiedades higroscópicas; de hecho, la miel es capaz de absorber y retener agua, evitando su evaporación.

Por este motivo la miel es especialmente indicada para quienes tienen la piel seca, ya que reduce la sequedad excesiva y da un aspecto más saludable y luminoso.

Gracias a las sustancias antioxidantes de las que es rica, es un excelente aliado para contrarrestar la acción de los radicales libres y el proceso de envejecimiento de la piel. Para disfrutar el propiedades hidratantes y anti-envejecimiento de la miel basta aplicarla pura sobre la piel con un ligero masaje y aclarar con agua tibia a los quince minutos.

Además, gracias a propiedades regeneradoras, la miel resulta muy útil para facilitar la curación de la piel en caso de heridas, lesiones, abrasiones y quemaduras; en este caso la más adecuada es la miel de manuka.

La miel también es un excelente calmante gracias a su acción antiinflamatoria que la convierte en un remedio eficaz para calmar las rojeces y el picor de la piel en caso de picaduras de insectos.

La miel también es útil contra las impurezas de la piel. Si tienes espinillas, puntos negros e impurezas, este alimento puede ayudarte, gracias a su acción antiinflamatoria y antibacteriana. Además, su uso también puede resultar útil en casos de enrojecimiento, inflamaciones, dermatitis o acné, precisamente porque actúa como agente antibacteriano y calmante.

La miel también se usa en preparación de exfoliantes para rostro y cuerpo, útil para eliminar las células muertas y hacer la piel más luminosa y tonificada.

✓ Miel para cabello seco y quebradizo

La miel es una verdadera panacea para la belleza del cabello ya que ayuda a curar un cabello quebradizo y seco y ayuda a regenerar la fibra capilar, gracias a los nutrientes que contiene.

Para mantener el cuero cabelludo sano y tener un cabello más fuerte y brillante, solo agrega una cucharada de miel al champú que usas habitualmente.

En caso de cabello seco, es posible preparar una mascarilla para aplicar sobre el cabello una vez a la semana: calentar una cucharada de miel y tres cucharadas de aceite de coco al baño maría durante unos minutos, mezclar bien y aplicar por todas partes. el cabello antes del champú, dejando la mascarilla durante al menos quince minutos.

La miel pura, mezclada con un poco de agua, es un excelente remedio para combatir la caspa y la dermatitis seborreica; aplicado todos los días en las zonas afectadas, calma el picor del cuero cabelludo y ayuda a curar las lesiones.

La miel también es útil para revivir los reflejos del cabello rubio: Disuelve una cucharadita de miel en una taza de té de manzanilla, mezcla bien y usa la solución para enjuagar el cabello después del champú.

Los usos de la miel para la piel y el cabello.

Después de haber visto sus propiedades, veamos ahora los usos prácticos que podemos hacer con la miel para tratar la belleza de rostro, cuerpo y cabello.

1 Miel pura en rostro y cuerpo

Puede utilizar cómodamente miel pura en rostro y cuerpo sin agregar otros ingredientes. Toma una miel que se pueda untar fácilmente, como miel de flores silvestres o miel de acacia y aplícala en las zonas del rostro o del cuerpo que necesitan nutrición e hidratación. Deja actuar durante al menos 25 minutos y luego enjuaga bien con agua tibia. Este remedio es rápido y eficaz y puedes repetirlo cuando sientas la necesidad.

2 Además de la crema facial

En este caso, la miel tendrá la función de enriquecer tu crema facial habitual. Dado que la miel es una sustancia azucarada compuesta de agua, tenderá a mezclarse con la crema. Vierte una pequeña cantidad de miel líquida en tu crema de día o de noche (para 50 ml de crema, 3 ml de miel). Mezcla bien y aplícala en tu rostro. Tendrás una mayor acción hidratante y protectora y te será útil en el caso de piel seca, que presenta inflamaciones o acné.

3 Pack de miel y yogur

Aplicada en el cabello la miel tiene una acción emoliente y regeneradora. Sus nutrientes penetran en el cabello y la piel, mejorando su salud y aportando brillo y volumen.

Para hacer una mascarilla capilar de reestructuración simplemente toma un recipiente de vidrio y coloca medio yogur entero (aproximadamente 60 g); añade una cucharada de miel y 6 gotas de esencia de romero con acción antiséptica y remineralizante. Mezcla los ingredientes y aplica en el cuero cabelludo y el largo. Deja actuar durante 40 minutos y luego procede con un champú suave. Puedes hacer esta mascarilla 3-4 veces al mes.

4 Para la limpieza facial

Para una limpieza suave de la piel, mezcla una cucharadita de miel y una de limón, masajea en el rostro (con cuidado de no aplicarlo en los ojos) y enjuaga. La miel y el limón purifican la piel y la hacen recuperar su luminosidad.

5 Mascarilla facial anti-envejecimiento

La mascarilla a base de miel es útil para nutrir profundamente la piel, protegerla y reducir las arrugas, gracias a la presencia de ingredientes específicos anti-envejecimiento. Para esta receta casera, toma un bol de vidrio limpio y seco y pon 5 ml de aceite de aguacate, 5 ml de aceite de macadamia y 5 ml de miel. Enriquece la receta con 3 gotas de esencia de rosa con acción regeneradora. Después de mezclar bien, distribúyela uniformemente en el rostro, cuello y escote con la ayuda de una brocha de maquillaje. Deja actuar la mascarilla durante al menos media hora y luego enjuaga. Te recomendamos que hagas este tratamiento una vez a la semana.

6 Baño suavizante de miel

Puedes beneficiarse de las propiedades emolientes y suavizantes de la miel si la agregas al agua de la bañera. Se convertirá en un baño relajante y aromático. En este caso, agrega 4 cucharadas de miel y 200 g de sales del Mar Muerto aromatizadas con 20 gotas de esencia relajante de lavanda al agua de una bañera. Disfruta de un baño de belleza durante 25 minutos y tu piel estará más suave e hidratada.

7 Gel para el acné facial y corporal

También puedes hacer un gel anti-acné eficaz para cara y cuerpo, para ello coge un recipiente de plástico y vierte 50 g de gel de aloe vera con acción cicatrizante y calmante; agrega una cucharadita de miel, 3 gotas de aceite de árbol de té con propiedades antibacterianas y 5 gotas de esencia de lavanda calmante y antiséptica. Mezcla todo y úsalo dos o tres veces al día en las zonas afectadas con espinillas y acné. Si usas este gel en el rostro, evita aplicar el producto en la delicada zona del contorno de ojos.

8 Mascarilla capilar de manteca de karité y miel

Preparar una mascarilla capilar a base de miel y manteca de karité te ayudará a combatir la irritación del cuero cabelludo, incluso en caso de caspa y dermatitis. Además, estos dos ingredientes actuarán reestructurando el cabello en profundidad y reduciendo el efecto encrespado y seco.

Para hacer la receta, derrite 50 gramos de manteca de karité al baño María; agrega una cucharada de miel y una cucharada de aceite de coco.

Termina la receta con 5 gotas de esencia de limón con acción desinfectante y abrillantadora.

Distribuye la mezcla sobre el cuero cabelludo y el largo del cabello y deja actuar durante 45 minutos.

Procede al lavado normal con un champú natural neutro. Esta mascarilla a base de miel y manteca de karité es recomendable repetirla una vez a la semana durante un período de aproximadamente dos meses.

9 Exfoliante delicado para rostro y cuerpo

Para obtener una acción exfoliante, delicada y relajante, te recomendamos que tomes una crema de limpieza que normalmente usas para el rostro o el cuerpo. Vierte 30 g de producto en un bol y añade una cucharada de miel. Mézclalo todo y usa esta mezcla en tu cara o en la ducha. Masajea el piel suavemente durante unos minutos para absorber todos los beneficios de este ingrediente y luego enjuaga bien.

Para la preparación de un exfoliante de miel completamente casero, en su lugar, agrega una cucharadita de miel y una cucharadita de azúcar morena a una cucharada de aceite de oliva y tendrás una exfoliante que se usará en la cara o el cuerpo una vez a la semana en unos pocos minutos.

Después de masajear el exfoliante sobre la piel, enjuaga con agua y jabón natural, para eliminar los residuos de miel y aceite.

10 Ungüento calmante para pieles enrojecidas.

Un ungüento calmante a base de miel será útil en caso de quemaduras solares, eccemas, dermatitis y pequeños cortes. Para realizar esta receta utilizaremos, también, una base neutra de crema hidratante, gel curativo de aloe vera y aceite de caléndula con marcadas propiedades calmantes y descongestionantes.

Vierte 50 g de crema neutra completamente natural en un bol de vidrio; añade una cucharada de miel, 15 ml de gel de aloe vera y 5 ml de aceite de caléndula.

Por último, poner 5 gotas de esencia de manzanilla y 5 gotas de esencia de lavanda con acción desinfectante y calmante.

Mezcla todos los ingredientes hasta obtener una crema homogénea. Usa esta pomada 3 veces al día en áreas irritadas. Puedes guardar el producto en el frigorífico o en un armario oscuro y fresco durante un par de meses. Antes de cada aplicación puede ser necesario volver a mezclar el compuesto para una acción más eficaz sobre la piel.

11 Bálsamo labial protector

Para obtener un bálsamo labial protector casero para todas las estaciones se puede derretir un poco de manteca de karité al baño maría (10 g) y añadir una pizca de miel (2 g). Vierte la mantequilla caliente y la miel en un recipiente de plástico pequeño y déjala enfriar. Puedes utilizar este remedio natural como bálsamo labial siempre que tengas los labios secos y agrietados.

Has visto propiedades y usos de la miel para la belleza de la piel y el cabello. ¿Y qué recetas a base de miel para el cuidado de tu belleza? ¡Envíanos tus sugerencias con un comentario!