La mejor compresa caliente para aliviar el dolor

Andrew Lavender no trabaja, asesora, posee acciones ni recibe financiación de ninguna empresa u organización que pueda beneficiarse de este artículo, y no ha revelado ninguna afiliación relevante más allá de su nombramiento académico.

La terapia de calor, a veces llamada termoterapia, consiste en aplicar calor a una lesión o zona dolorosa del cuerpo. Se suelen utilizar bolsas de agua caliente o almohadillas que se pueden calentar en un horno microondas. La terapia de frío, o crioterapia, puede consistir en botellas de agua o almohadillas enfriadas en un frigorífico o congelador.

Colocar algo frío en el lugar de la lesión hace que los vasos sanguíneos, arterias y venas, se estrechen. Esto reduce el flujo sanguíneo a través de la zona y ayuda a reducir la inflamación y la hinchazón. Añadir calor a la zona tiene el efecto contrario: abrir los vasos sanguíneos y aumentar el flujo de sangre a través del tejido lesionado.

La terapia de frío debe utilizarse para las lesiones que provocan hinchazón e inflamación, como los esguinces articulares, las distensiones musculares o los hematomas. El objetivo es ralentizar el flujo sanguíneo a la zona y prevenir los efectos de la lesión. Las compresas de gel que se pueden guardar en el congelador, los sprays refrigerantes o incluso una bolsa de verduras congeladas harán el trabajo.

¿Es mejor la compresa caliente o la fría?

El calor aumenta el flujo de sangre y nutrientes a una zona del cuerpo. Suele funcionar mejor para la rigidez matutina o para calentar los músculos antes de la actividad. El frío ralentiza el flujo sanguíneo, reduciendo la hinchazón y el dolor. Suele ser lo mejor para el dolor a corto plazo, como el de un esguince o una torcedura.

¿Qué es mejor para curar en frío o en caliente?

El calor relaja los músculos.

“Mientras que las temperaturas heladas ayudan a reducir la inflamación, el calor ayuda a dilatar los vasos sanguíneos y favorece el flujo sanguíneo”, dice Kurtz. Si el músculo tiene espasmos, lo mejor es el calor.

¿Es el gel refrigerante tan bueno como el hielo?

Conclusión: Las compresas de gel fueron más eficaces para el enfriamiento que las combinaciones de hielo y agua. El tiempo de congelación óptimo para la compresa de gel DuraSoft fue de 36 h.

Bolsa de gel caliente/fría para microondas

Las compresas de gel frío-caliente, una herramienta esencial para aliviar la hinchazón y aumentar el flujo sanguíneo, se presentan en una gran variedad de estilos y variedades. Hay que tener en cuenta varios factores a la hora de elegir una compresa de gel. Por ejemplo, debe determinar el tamaño adecuado para sus necesidades. También debe tener en cuenta dónde va a utilizar la bolsa de gel y si la portabilidad es un problema. Las bolsas de gel frío-caliente están disponibles en variedades desechables y no desechables, lo que también puede influir en su elección.

Uno de los pasos más importantes a la hora de elegir la mejor bolsa de gel frío-caliente es determinar qué tamaño de bolsa de gel frío-caliente es el adecuado para usted. Por ejemplo, si busca una bolsa de gel frío-caliente que pueda utilizarse en una rodilla, un tobillo u otra parte del cuerpo relativamente pequeña, las bolsas de gel frío-caliente de tamaño pequeño o mediano pueden utilizarse con relativo éxito. Sin embargo, si necesita tratar una superficie mayor, como toda la espalda, el cuádriceps u otra parte grande del cuerpo, busque bolsas de gel frío-caliente más grandes. El uso de bolsas de gel frío-calor demasiado pequeñas para la zona afectada no proporcionará resultados óptimos de tratamiento.

¿Cuándo no se debe utilizar la terapia de calor?

“Para cualquier lesión aguda, como esguinces musculares, distensiones, lesiones de rodilla, fracturas o dislocaciones, no se aconseja la terapia de calor”, comparte el Dr. Rama. Al igual que la terapia de frío, la terapia de calor no debe aplicarse nunca en heridas abiertas y los pacientes con problemas circulatorios deben evitarla también.

¿Debo poner hielo o calentar primero?

La clave está en aplicar hielo durante 20 minutos, lo que hace que los vasos se estrechen, y luego calentar durante 15 minutos, lo que hace que los vasos se dilaten. Esto actúa como un mecanismo de bombeo de la inflamación, alejándola de la zona lesionada. Lo más importante es terminar el ciclo de tratamiento con hielo (a menos que estés tratando un espasmo crónico de la espalda).

¿Qué es mejor para el dolor muscular?

Si te duelen los músculos de vez en cuando, puedes tomar paracetamol (Tylenol) o un antiinflamatorio no esteroideo (AINE) como la aspirina, el ibuprofeno (Advil, Motrin) o el naproxeno (Aleve) para aliviar las molestias.

Precio de la bolsa de gel caliente y fría

Las bolsas de frío instantáneo son un gran complemento para cualquier botiquín y bolsa de emergencia. Estas pequeñas e ingeniosas compresas no necesitan un frigorífico para enfriarse: puedes guardarlas a temperatura ambiente y simplemente activar su contenido cuando lo necesites. Una vez frías, puedes aplicar la compresa fría instantánea en la zona afectada para aliviar el dolor y reducir la posible inflamación, incluso cuando estés al aire libre. Pero, ¿cómo funcionan las compresas frías instantáneas? Pasar de la temperatura ambiente a casi el punto de congelación en cuestión de segundos parece un truco de magia, pero la verdad es que se trata más de una reacción química que de otra cosa.

Así es como funciona: las bolsas de frío instantáneo están formadas por dos bolsas en su interior. Una de ellas contiene agua, mientras que la otra contiene un producto químico como el nitrato amónico de calcio. Cuando se agita o se golpea el paquete, las bolsas internas se rompen, haciendo que las dos sustancias se mezclen. Esta reacción química hace que las bolsas de frío instantáneo sean muy útiles cuando se está al aire libre y no se puede conseguir hielo para tratar un esguince, una contusión o incluso una picadura de insecto. Estas compresas pueden permanecer frías durante unos 15 o 20 minutos, tiempo suficiente para que una persona reciba un tratamiento de emergencia para los dolores más comunes. Como su nombre indica, estas compresas sólo pueden utilizarse para la terapia de frío, y no al revés. También son paquetes de un solo uso, por lo que una vez que la reacción química se ha hecho, usted tiene que disponer de los paquetes correctamente. No se pueden volver a congelar ni reutilizar después.

¿El frío retrasa la curación?

Hay pruebas recientes de que el hielo puede retrasar el proceso de curación al reducir la inflamación. La reducción de la inflamación disminuye la presión sobre los nervios y, por tanto, reduce el dolor, pero también puede impedir algunos de los efectos “curativos” de la respuesta inflamatoria natural.

¿Para qué sirve la terapia de frío?

Si te sientes dolorido, con molestias o dolor, la terapia de frío puede ayudar a reducir la inflamación. La exposición al frío hace que los vasos sanguíneos se contraigan, reduciendo el flujo de sangre a las zonas lesionadas, lo que ayuda a reducir la hinchazón y la inflamación.

¿El calor empeora la inflamación?

El calor puede empeorar considerablemente la inflamación. El hielo puede agravar los síntomas de tirantez y rigidez; también puede empeorar cualquier dolor cuando no se desea. Tanto el hielo como el calor no tienen sentido o empeoran cuando no se desean: el hielo cuando ya estás temblando, o el calor cuando ya estás sudando.

Cómo utilizar la compresa de gel caliente y fría

¿Se siente a menudo confundido sobre cuándo utilizar una compresa de gel fría y cuándo una caliente? Dado que las lesiones pueden producirse en cualquier momento, es fundamental saber qué tipo de compresa de gel debe utilizarse en cada situación. Esto se debe a que si se acaba utilizando el tratamiento equivocado, el dolor podría empeorar.

La terapia de frío consiste en el uso de bolsas de gel con hielo para reducir el dolor en una zona lesionada mediante la reducción del flujo sanguíneo. Este tratamiento ralentiza el ritmo de la inflamación y el enrojecimiento de la piel. Al mismo tiempo, reduce el riesgo de daños en los tejidos y la hinchazón.

También ayuda a adormecer los tejidos doloridos, ya que actúa como un anestésico local para frenar los mensajes de dolor que se transmiten a las células del cerebro. La terapia de frío también es útil para reducir la inflamación de los músculos o las articulaciones. Sin embargo, esta terapia sólo es eficaz en las 48 horas siguientes a la lesión.

Al mejorar la circulación sanguínea, se elimina la acumulación de ácido láctico después de un cierto ejercicio. El calor es más eficaz que las compresas frías para tratar el dolor muscular crónico o las articulaciones doloridas por la artritis.