Esteroides musculares

Los esteroides anabólicos, también conocidos como esteroides anabólico-androgénicos (AAS), son hormonas androgénicas esteroideas. Incluyen andrógenos naturales como la testosterona y andrógenos sintéticos como la drostanolona, que están estructuralmente relacionados y tienen efectos similares a la testosterona o diferentes según su potencia anabólica o androgénica.

Los andrógenos o AAS son uno de los tres tipos de agonistas de las hormonas sexuales, otras hormonas son los estrógenos como el estradiol y las progestinas como la progesterona, predominantemente femeninas, también juegan un papel crucial en la diferenciación de los caracteres sexuales y en el desarrollo y mantenimiento de los caracteres sexuales femeninos.

Los esteroides son malos para ti

Entre los estimulantes utilizados se encuentran las anfetaminas, el fendimethrAzinA (sustancia anorexígeno con un efecto directo sobre el sistema nervioso central que reduce la sensación de apetito), la etilefrina, la efedrina, la cafeína, el Clenbuterol (broncodilatador utilizado para tratar el asma bronquial y otras enfermedades respiratorias), el clobenzorex (hiperestimulante que favorece el consumo rápido de las reservas energéticas y de las grasas.

Por lo tanto, se utilizan para evitar los efectos secundarios de los productos derivados de la transformación de la testosterona, u otros agentes anabólicos derivados de la hormona sexual masculina, en estradiol o estrona, hormonas sexuales femeninas.

Anabolizantes: efectos secundarios psíquicos

En cuanto a las mujeres, los estudios epidemiológicos prospectivos han descubierto que, en las mujeres posmenopáusicas, los niveles muy elevados de testosterona suelen estar asociados a un mayor riesgo de cáncer de mama [30]. Por lo tanto, sería aconsejable que las mujeres deportistas que utilizan AS se sometieran a revisiones frecuentes porque tienen un mayor riesgo de desarrollar cáncer de mama. [8]

6. Eklof AC, et al. La línea directa antidopaje, un medio para captar el abuso de agentes dopantes en la sociedad sueca y una nueva función de servicio en la farmacología clínica. Eur J Clin Pharmacol 2003;59(8-9),571-577.

17. Socas L, Zumbado M, Pérez-Luzardo O, Ramos A, Pérez C, Hernández JR, et al. Adenomas hepatocelulares asociados al abuso de esteroides anabólicos androgénicos en culturistas: informe de dos casos y revisión de la literatura. Br J Sports Med 2005;39(5):e27.

20. Gorayski P, et.al.. Carcinoma hepatocelular asociado al uso recreativo de esteroides anabólicos. Br J Sports Med 2008 Jan;42(1):74-5; discusión 75. Erratum en: Br J Sports Med 2009;43(10):764, Br J Sports Med 2010;44(13):e5.

Esteroides anabólicos antes y después

Ambos sexos pueden padecer acné, cuero cabelludo y piel grasos, ictericia (coloración amarillenta de la piel), calvicie, rotura de tendones, problemas cardíacos, cambios de humor, colesterol alto, episodios de ira incontrolada y desarrollar un importante riesgo de enfermedad hepática.

En 2002-2004, el primer Decreto Ministerial de 15 de octubre de 2002, que desarrolla la Ley 376/2000, aprobó la “lista de sustancias prohibidas para el dopaje”. Esta lista se actualizó de vez en cuando mediante varios decretos ministeriales “modificadores” (30 de diciembre de 2002, 10 de julio de 2003, 16 de enero de 2004).

No se pierda nuestros consejos sobre su salud Suscríbase al boletín semanal de Humanitas Salute y reciba información actualizada sobre prevención, nutrición, estilo de vida y consejos para mejorar su vida.