Pan para diabéticos

Las intervenciones dietéticas que restringen la ingesta de carbohidratos para el control de la diabetes son de especial interés para los investigadores, los profesionales sanitarios y los pacientes.  Basándose en las pruebas de certeza moderada a baja de 23 ensayos aleatorios (n = 1357), la síntesis de las pruebas sugiere que los pacientes que siguen dietas bajas o muy bajas en carbohidratos durante seis meses podrían lograr la remisión de la diabetes sin consecuencias adversas.  Pero la definición de las dietas bajas en carbohidratos y muy bajas en carbohidratos, los efectos a largo plazo sobre la salud de las dietas bajas en carbohidratos y las definiciones operativas de la remisión de la diabetes son objeto de debate y requieren una mayor investigación, en particular para los resultados de salud a largo plazo basados en las pruebas de los ensayos aleatorios.

En las últimas décadas, se ha estimado que la ingesta media de hidratos de carbono para los adultos en Estados Unidos oscila entre el 39% y el 51% de las kilocalorías diarias (en adelante, calorías).  Históricamente, las organizaciones autorizadas han recomendado ingestas de carbohidratos que oscilan entre el 45% y el 65% de las calorías diarias.  Por lo tanto, las dietas con una ingesta de carbohidratos inferior al 45% de las calorías diarias se han considerado comúnmente como restringidas en carbohidratos.

Pasta y diabetes

Varios estudios han demostrado que, en los casos de sobrepeso, ser capaz de perder incluso sólo un 5-10% del peso inicial permite mejorar significativamente el control de la glucemia y de las complicaciones relacionadas, además de ser un arma eficaz de prevención contra las enfermedades cardio-metabólicas asociadas (hipertensión, hiperlipidemia, hipertrigliceridemia, …); trabajos recientes también han demostrado que, en condiciones específicas, la recuperación del peso ideal permite una regresión progresiva de la enfermedad diabética, a veces hasta el punto de permitir la suspensión de la terapia.

Las proteínas deben representar entre el 15 y el 20% de la ingesta calórica diaria, y deben proceder en gran medida de fuentes vegetales (legumbres como tales, por ejemplo, pero también derivados de la soja).

En cuanto a las grasas, hay que dar preferencia a las de origen vegetal (eliminando la mantequilla) con el fin de prevenir las enfermedades cardiovasculares, lo que es útil para toda la población y aún más para los pacientes diabéticos.

Ensalada y diabetes

La ingesta de artemisa también debe interrumpirse al menos dos semanas antes de cualquier intervención quirúrgica prevista y debe evitarse por completo durante el embarazo o la lactancia.

El cloro se encuentra en muchos alimentos de origen vegetal, especialmente en las algas, el centeno, los tomates, la lechuga, el apio y las aceitunas. El cuerpo lo absorbe principalmente a través de la sal de mesa (cloruro de sodio).

Por último, el durián contiene altos niveles de triptófano, un aminoácido esencial utilizado en la síntesis de serotonina y melatonina, moléculas que intervienen en la regulación del estado de ánimo (el primero) y del sueño (el segundo).

Las judías verdes contienen fibra que ayuda al buen funcionamiento del intestino y reduce el riesgo de cáncer en este órgano, y reduce la absorción de azúcar y colesterol, ayudando a mantener bajos los niveles de azúcar y colesterol en sangre.

En particular, la presencia de fibras insolubles como la celulosa facilita la evacuación de las heces al aumentar la masa en tránsito por el intestino. Las fibras solubles, por su parte, ayudan a absorber los azúcares y las grasas y, por tanto, a mantener controlados los niveles de azúcar y colesterol en la sangre.

Los 12 peores alimentos para los diabéticos

Si, después de la inyección, el paciente se siente repentinamente débil, esto indica una falta de glucosa en el cuerpo. En tales situaciones, debe comer inmediatamente un trozo de chocolate negro.

Todos los pacientes deben controlar de forma independiente sus niveles de glucosa en sangre a diario utilizando medidores de glucosa caseros y, si se obtienen tasas altas estables, consultar al médico inmediatamente.

En tales situaciones, es aconsejable sustituir estos productos por verduras que tengan un efecto beneficioso en el metabolismo de los carbohidratos. Se trata de verduras de hoja verde, berenjenas, pepinos, nabos, coliflor, calabaza, calabacines, rábanos, etc.