Cómo relajar los músculos tensos por la ansiedad

En realidad, la relajación no es fácil (y no resulta natural) para muchos de nosotros. Es difícil no dejarse atrapar por las preocupaciones durante nuestros días de ritmo acelerado y de falta de tiempo, ya sea por los plazos del trabajo, las preocupaciones financieras o por sentir que no tenemos suficiente tiempo de calidad para la familia y los amigos, o para nosotros mismos y nuestras actividades favoritas.

Incluso durante las vacaciones, ¿has notado que puedes tardar unos días en relajarte? Aprender a relajarse es un poco como aprender a meditar, o a tomarse unas vacaciones: no podemos hacerlo una o dos veces al año y esperar que haga milagros. Mejorar la relajación requiere práctica. Por suerte, hay una serie de técnicas y estrategias de relajación fácilmente accesibles que nos ayudan a relajar conscientemente el cuerpo y la mente de forma regular.

Una situación estresante, o que percibimos como tal, desencadena la liberación de hormonas que hacen que nuestro corazón lata con fuerza, nuestra respiración se acelere y nuestros músculos se tensen. Se trata de reacciones fisiológicas normales, conocidas como respuesta de “lucha o huida”, y evolucionaron para que nuestros antepasados pudieran mantenerse alerta ante amenazas como los feroces osos pardos o los habitantes de las cuevas, poco amigables y con garrote.

Terapia de relajación muscular

Introducción¿Ha tenido alguna vez dolor de espalda o dolor en el cuello cuando estaba ansioso o estresado? Cuando tienes ansiedad o estrés en tu vida, una de las formas en que tu cuerpo responde es con tensión muscular. La relajación muscular progresiva es un método que ayuda a aliviar esa tensión.

¿Cómo se hace la relajación muscular progresiva? El procedimiento Puedes utilizar una grabación de audio para ayudarte a concentrarte en cada grupo muscular, o puedes aprender el orden de los grupos musculares y hacer los ejercicios de memoria. Elige un lugar en el que no te interrumpan y en el que puedas tumbarte de espaldas y estirarte cómodamente, como un suelo enmoquetado.

Una vez que hayas aprendido a tensar y relajar cada grupo muscular, puedes probar otra cosa. Cuando tengas un músculo muy tenso, puedes practicar cómo tensar y relajar esa zona muscular sin tener que hacer toda la rutina. Los grupos musculares A continuación se presenta una lista de los grupos musculares en orden y cómo tensarlos. Recuerda acostarte cuando hagas esto.

Autor: Personal de Healthwise Revisión Médica: Dra. Patrice Burgess – Medicina Familiar Dra. Kathleen Romito – Medicina Familiar Dr. Adam Husney – Medicina Familiar Dra. Christine R. Maldonado PhD – Salud Mental

Relajación muscular progresiva

La tensión y el agarrotamiento muscular nos afectan a todos en un momento u otro. Después de un buen entrenamiento, vienen el descanso y la recuperación. Sin embargo, con el ajetreo de la vida, la relajación no siempre está entre nuestras prioridades.

Desde los ejercicios de respiración hasta las compresas calientes, hay muchos métodos para relajar los músculos. Así que deja las pesas porque tenemos grandes consejos que te ayudarán a aliviar tus dolores musculares y a sentirte listo en un abrir y cerrar de ojos.

La tirantez muscular (también conocida como rigidez muscular) es cuando tus músculos se sienten tensos e incluso después de descansar, te cuesta moverte más de lo normal. Tus músculos pueden sentirse apagados, tensos y doloridos mientras descansas, o cansados, pesados y ardientes mientras haces ejercicio.

Por otro lado, la tensión muscular (también conocida como rigidez muscular) se produce cuando tus músculos no son capaces de relajarse normalmente. El cerebro sigue enviando señales a un músculo o a un grupo de músculos para que se contraigan aunque ya no haya necesidad de movimiento. Por lo tanto, estos músculos permanecen contraídos o parcialmente contraídos durante un periodo de tiempo, lo que hace que sientas molestias o un dolor agudo en reposo o cuando haces ejercicio. Es una de las causas más comunes de dolor muscular.

Instrucción de inglés Pmr

Descanso y relajación. Es una expresión tan común que se ha convertido en un cliché. Y aunque el descanso realmente puede ser relajante, la frase pat hace que muchos hombres pasen por alto el hecho de que el ejercicio también puede ser relajante. Esto es cierto tanto para la mayoría de las formas de actividad física como para los ejercicios específicos de relajación.

El ejercicio es una forma de estrés físico. ¿Puede el estrés físico aliviar el estrés mental? Alexander Pope pensaba que sí: “La fuerza de la mente es el ejercicio, no el descanso”. Platón estaba de acuerdo: “El ejercicio curaría la conciencia culpable”. Tú también lo pensarás, si aprendes a aplicar el estrés físico del ejercicio de forma controlada y graduada.

El ejercicio aeróbico es clave para tu cabeza, al igual que para tu corazón. Puede que al principio no estés de acuerdo; de hecho, los primeros pasos son los más difíciles y, al principio, el ejercicio será más trabajo que diversión. Pero a medida que se ponga en forma, empezará a tolerar el ejercicio, luego a disfrutarlo y finalmente a depender de él.

El ejercicio aeróbico regular producirá cambios notables en su cuerpo, su metabolismo, su corazón y su espíritu. Tiene una capacidad única para estimular y relajar, para proporcionar estimulación y calma, para contrarrestar la depresión y disipar el estrés. Es una experiencia común entre los atletas de resistencia y se ha verificado en ensayos clínicos que han utilizado con éxito el ejercicio para tratar los trastornos de ansiedad y la depresión clínica. Si los atletas y los pacientes pueden obtener beneficios psicológicos del ejercicio, usted también puede hacerlo.