cómo ayudar a un chico con baja autoestima

Un estudio publicado en Psychological Science demostró que si las personas ansiosas escribían sus miedos en un papel y luego tiraban el papel, esto les ayudaba a desechar mentalmente los pensamientos.

Personificar una preocupación permite a los niños sentir que tienen control sobre ella. Dale un nombre y una cara a la ansiedad, por ejemplo la de un muñeco que la represente, y la próxima vez pídele a tu hijo que le explique al muñeco por qué no debe preocuparse.

carta a una hija insegura

Las investigaciones demuestran que los niños no han heredado la ansiedad de sus padres, sino que parecen haberla desarrollado a partir de otros mecanismos, como las experiencias posteriores.

Así pues, la relación entre la ansiedad de los padres y la del niño parece ser bidireccional y de influencia mutua: al igual que un padre ansioso influye en las respuestas del niño transmitiéndole su propia ansiedad, un niño con un temperamento particular influye en la respuesta conductual de los padres.

En otros casos, el padre piensa que el miedo del niño no es real, sino que está amplificado por un intento de manipulación de los padres. A esto le pueden seguir actitudes de culpabilidad, críticas, reproches, que pueden generar en el niño la idea de ser inadecuado.

Ainsworth, M. D. S. (1977) Desarrollo infantil e interacción madre-hijo entre familias gandienses y estadounidenses. En: P. H. Leiderman, S. R. Tulkin, & A. Rosenfeld (Eds.) Culture and infancy: Variations in the human experience. Nueva York: Academic Press. Pp. 119-149.

síntomas de estrés en los adolescentes

Los miedos que pertenecen a la primera categoría suelen adoptar la forma de fobias; los que pertenecen a la segunda categoría tienden a desaparecer cuando el niño crece. Los temores de la tercera categoría suelen considerarse manifestaciones de ansiedad.

Considere el comportamiento de su hijo/joven y valore si las siguientes afirmaciones son Verdaderas (V) o Falsas (Puntuación: V=1, F=0)1.  1. Se preocupa a menudo por las cosas V F 2. Se asusta fácilmente V F 3. Llora fácilmente V F 4.  V F 4. Se molesta con facilidad V F 5. Es rencoroso V F 6. Se enfurruña a menudo V F 7. Está a menudo de mal humor V F 8. Se queja a menudo V F 9.  Está en un estado de ánimo inconstante V F 11.  A menudo se queja de malestar V F 12.  No puedo quedarme quieto por el nerviosismo V F Cómo interpretar la puntuación:

De 0 a 7 años: el niño puede no tener problemas de ansiedadDe 8 a 10 años: el niño puede ser poco ansiosoDe 11 a 12 años: el niño puede ser medianamente ansioso: sería recomendable consultar a un especialista.

ansiedad en los niños remedios naturales

Inmediatamente piensas: “¡Ya está otra vez, otra vez con eso!”.  Y entonces, un simple comienzo del día se convierte en un reto desalentador. Miras a tu hijo y ves verdadero terror en sus ojos. Quieres consolarle. Quieres calmar su excesiva preocupación.

Finalmente, pierdes la paciencia: “¡Ya está bien! Sube a ese autobús AHORA o no habrá videojuegos durante una semana”. Te mira como si le obligaras a bajar por una pasarela y luego a lanzarse a mar abierto. Sube al autobús, derrotado. Te sientes como un padre horrible.

A) (Atrapa tus pensamientos) Atrapa los pensamientos: imagina que todos los pensamientos flotan por encima de tu cabeza, como si estuvieran dentro de una pequeña nube (como la del cómic). Ahora, tome una de estas nubes que contenga un pensamiento preocupante, por ejemplo “No le gusto a nadie en la escuela”.

Cuando los niños experimentan ansiedad, muy a menudo los padres también se enfrentan a sentimientos de desorientación, impotencia y frustración. A menudo se sienten culpables y no siempre saben cómo ayudar a sus hijos. He aquí un sencillo programa de 9 pasos que los padres de niños ansiosos deberían conocer y probar.