cuánto tiempo debe estar el cuscús en la nevera

Cuando coloco el cuscús en el centro de la mesa, sirviéndolo con pescado, un triunfo de verduras o al estilo marroquí, nos sumergimos espontáneamente en una atmósfera mágica y de convivencia y el tiempo se detiene por un momento.  Si nunca lo has probado, prepara mi cuscús al estilo marroquí, mi cuscús de pescado o este cuscús sencillo: ¡seguro que también te fascinará!

Poner el agua a hervir y salar. En una cazuela de barro, una simple antiadherente o una de cobre, tueste el cuscús a fuego lento durante unos minutos sin sazonar: utilice una cuchara de madera y no deje de remover para que el tostado sea uniforme y se libere todo su excelente aroma a pan. Una vez tostado, apagar el fuego y añadir toda el agua caliente.

restos de cuscús

Basta con ponerlo en una fuente de horno, llevar a ebullición una parte del líquido (caldo, agua aromatizada, etc.), verterlo encima, cubrirlo con un paño y dejar que los granos se hinchen durante unos minutos. Para evitar que el cuscús se cocine demasiado o se pase de rosca, las proporciones de líquido/cuscús son de 1:1.

1_ ¡Nada de agua del grifo! No utilice agua del grifo para preparar el cuscús, sino un caldo de verduras ligero. Si no la tienes a mano, puedes hacer un agua aromatizada añadiendo al agua mineral hirviendo anís estrellado tostado, ajo machacado, un trozo de jengibre fresco pelado y/o 1/2 cebolla; ajusta la sal.Si utilizas una olla, usa esta agua para cocer el cuscús al vapor, o déjala reposar durante 10 minutos y cuélala antes de verterla sobre el cuscús precocido.

2_¡Nunca, nunca lo hiervas en agua como haces con la pasta y los cereales! Sazonar el cuscús precocido en la fuente con un poco de aceite y luego verter el líquido hirviendo por encima. Respete la proporción 1 a 1: el líquido debe cubrir el cuscús, no sumergirlo.

puedes congelar el cuscús

Para empezar a preparar el cuscús de primavera, primero hay que limpiar las verduras: limpiarlas, lavarlas y cortarlas en dados. Poner en una sartén un poco de aceite, la chalota finamente picada y una pizca de guindilla y dejar que coja sabor durante unos instantes.

A continuación se añaden las verduras: primero la zanahoria, la berenjena y el pimiento, y después de unos minutos el calabacín y los guisantes. Añadir un vaso de agua y la pastilla de caldo y cocer durante unos 10 minutos. Remover de vez en cuando y añadir más agua si es necesario. Cuando las verduras estén cocidas, pero todavía un poco crujientes, apague el fuego. Mientras tanto, preparar el cuscús vertiendo el agua en una cacerola, añadir una pizca de sal y llevar a ebullición. Poner el cuscús en una fuente de horno bastante grande, añadir las dos cucharadas de aceite y el agua previamente llevada a ebullición y cubrir con papel de aluminio.

Esperar a que los granos de cuscús absorban toda el agua: esto llevará unos 5 minutos. Transcurrido este tiempo, retirar el film y aplastar los granos con un tenedor. Añadir las verduras y mezclar bien. Dejar enfriar y servir a temperatura ambiente.

conservación del cuscús cocido

Cuando coloco el cuscús en el centro de la mesa, sirviéndolo con pescado, un triunfo de verduras o al estilo marroquí, nos sumergimos espontáneamente en una atmósfera mágica y de convivencia y el tiempo se detiene por un momento.  Si nunca lo has probado, prepara mi cuscús al estilo marroquí, mi cuscús de pescado o este cuscús sencillo: ¡seguro que también te fascinará!

Poner el agua a hervir y salar. En una cazuela de barro, antiadherente o de cobre, tueste el cuscús a fuego lento durante unos minutos sin sazonar: siga removiendo con una cuchara de madera para que el tostado sea uniforme y para que libere todo su excelente aroma a pan. Una vez tostado, apagar el fuego y añadir toda el agua caliente.