Sudoración excesiva en las axilas

Los pacientes con hiperhidrosis localizada de larga duración en las manos, las axilas o la cara que no mejoran con el tratamiento médico, y los pacientes con enrojecimiento facial fácil y grave en situaciones cotidianas normales pueden ser candidatos a la cirugía.

Se realizan una o dos pequeñas incisiones en la región axilar (3-5 mm) y a través de ellas se introduce una pequeña cámara conectada a un vídeo y unos instrumentos especialmente diseñados para este tipo de cirugía.

Otros efectos que se han observado son la mejora de la circulación en las extremidades superiores y ciertas afecciones dolorosas del brazo y la mano, como el síndrome de Raynaud (estrechamiento de los vasos sanguíneos).

¿Cómo se trata la hiperhidrosis axilar?

Iontoforesis y botulina para la hiperhidrosis

Puede probar productos antitranspirantes, que deben aplicarse sobre la piel varias veces al día, o un tratamiento especial con corriente eléctrica de baja intensidad: la iontoforesis para la hiperhidrosis.

Cuando se suda mucho la cara ¿Qué significa?

En concreto, la hiperhidrosis de la cabeza y la cara se caracteriza por una sudoración anormal y excesiva en la cara y la cabeza asociada a: Alteraciones en la actividad de las glándulas sudoríparas. Alteraciones del sistema de equilibrio termorregulador hormonal-hipotalámico. Estrés y ansiedad.

¿Qué se puede tomar para las personas que sudan mucho?

Entre los muchos que existen en el mercado, los mejor formulados son Briovitase, Supradyn y Polase, que contienen una combinación equilibrada de magnesio y potasio, útil en todos los estados de carencia de minerales y sudoración excesiva.

Cómo no sudar en las axilas

El material publicado pretende proporcionar un acceso rápido a los consejos, sugerencias y remedios generales que los médicos y los libros de texto acostumbran a dispensar para el tratamiento de la sudoración de las axilas y la hiperhidrosis, pero no pretende en ningún caso sustituir el consejo del médico u otro profesional de la salud que trate al paciente.

En condiciones normales, la sudoración excesiva/maloliente de las axilas no requiere ninguna medicación. Sin embargo, cuando la hiperhidrosis se debe a una enfermedad subyacente, el trastorno debe tratarse de raíz. He aquí algunos ejemplos:

¿Cómo tratar la hiperhidrosis de forma natural?

El vinagre de sidra de manzana, junto con la arcilla verde y el bicarbonato de sodio, ayuda a combatir los malos olores causados por la sudoración excesiva. Se mezcla una taza de vinagre de manzana con 3 litros de agua y se aplica un baño de pies limpio durante 15 minutos. Aclarar brevemente y secar los pies.

¿Por qué se suda bajo las axilas?

La sudoración de las axilas es un proceso fisiológico normal en el que la piel segrega sudor, a veces con mal olor. Sin embargo, cuando la sudoración de las axilas se vuelve excesiva y permanentemente maloliente, se trata de una condición de salud llamada hiperhidrosis axilar.

¿Empiezo a sudar cuando me despierto?

Los sudores nocturnos pueden ser consecuencia de situaciones transitorias como la tensión emocional, los malos hábitos alimentarios y los cambios hormonales asociados a la menopausia y el embarazo. La sudoración profusa durante la noche también puede producirse como efecto secundario de ciertos medicamentos (por ejemplo, un fármaco recetado).

Hormonas del olor de las axilas

El sistema nervioso simpático también actúa como un termostato. Si detecta que la temperatura aumenta excesivamente, envía una señal desde el cerebro a los millones de células sudoríparas del cuerpo, haciendo que produzcan sudor. El sudor enfría la piel y reduce la temperatura corporal.

Algunos casos de hiperhidrosis primaria parecen ser hereditarios, lo que sugiere que el origen puede ser una mutación genética.  Consiste en una variación de las instrucciones celulares, que puede alterar los mecanismos normales de funcionamiento del organismo.

La hiperhidrosis aumenta el riesgo de desarrollar infecciones fúngicas como la tiña, especialmente en los pies (normalmente, infecciones de las uñas y pie de atleta). El riesgo aumenta porque el exceso de sudor asociado a los calcetines y al calzado crea un entorno ideal para la aparición de hongos.

En el tratamiento de la hiperhidrosis se suelen utilizar antitranspirantes a base de cloruro de aluminio, que actúan taponando las glándulas sudoríparas sin ninguna consecuencia particular. Deben aplicarse por la noche justo antes de acostarse y aclararse por la mañana.

¿Qué significa que se suda mucho por la noche?

El fenómeno es en realidad fisiológico: siempre sudamos, de día y de noche, porque es la forma en que nuestro cuerpo regula su temperatura. La sudoración también es esencial porque mantiene la epidermis húmeda y transmite feromonas.

¿Cómo utilizar el bicarbonato para la sudoración?

La naturaleza alcalina del bicarbonato, en contacto con la acidez del sudor, crea un gas que se evapora. Por ello, se puede utilizar un desodorante con agua y bicarbonato y rociarlo sobre la piel para contrarrestar el olor.

¿Cómo no sudar a mis espaldas?

Dúchate a menudo porque el agua refresca el cuerpo, al menos dos veces al día, utilizando quizás un jabón desodorante antibacteriano para combatir el mal olor provocado por el exceso de sudoración y/o unos polvos de talco que absorben el sudor.

Sudoración en las axilas incluso en invierno

Están disponibles en roll-on, en barra o en prácticos frascos exprimibles como Laris Ultra de Biogena, un antitranspirante concentrado de larga duración (24 horas) que reduce la sudoración excesiva y neutraliza completamente los malos olores.

A diferencia de la mayoría de los productos del mercado a base de sales de aluminio, Laris Ultra contiene además un extracto ultrapuro de alerce agárico (Fomes Officinalis), una sustancia que actúa sobre las terminaciones del sistema nervioso parasimpático de las glándulas sudoríparas, reduciendo la producción de sudor en su origen.

Por último, la presencia de sustancias antibacterianas contribuye a reducir la proliferación de bacterias responsables de la formación de malos olores. Unas pocas pulverizaciones en cada axila, seguidas de un breve masaje con las yemas de los dedos, son suficientes para garantizar una protección completa y duradera tanto de la transpiración como de los malos olores.