Formas de relajarse

La meditación se ha convertido en una de las formas más populares de aliviar el estrés entre personas de toda condición. Esta práctica milenaria, que puede adoptar muchas formas y combinarse o no con muchas prácticas espirituales, puede utilizarse de varias formas importantes.

Al aprender a calmar el cuerpo y la mente, el estrés físico y emocional puede desaparecer. Esto hace que te sientas mejor, renovado y preparado para afrontar los retos del día con una actitud saludable. Si se practica con regularidad durante semanas o meses, los beneficios pueden ser aún mayores.

La meditación consiste en sentarse en una posición relajada y despejar la mente, o en centrar la mente en un pensamiento y despejarla de todos los demás. Puedes concentrarte en un sonido, como “ooommm”, o en tu propia respiración, en contar, en un mantra o en nada. Un hilo común entre las muchas técnicas de meditación es que la mente deja de seguir cada nuevo pensamiento que sale a la superficie.

Por lo general, es necesario dedicar al menos de cinco a veinte minutos sin distracciones, aunque las sesiones de meditación pueden ser realmente de cualquier duración. Las sesiones de meditación más largas suelen aportar mayores beneficios, pero suele ser mejor empezar poco a poco para poder mantener la práctica a largo plazo.

Meditación de atención plena

La meditación es una forma estupenda de relajar la mente y el cuerpo. Es un estado de relajación profunda en el que los pensamientos se aquietan y puedes tener un momento de paz sin el constante remolino de ideas en tu mente. La práctica de la meditación consiste en observar el diálogo interno para que la mente pueda ser consciente de su realidad superior. No somos los pensamientos dentro de nuestra cabeza, y la meditación nos permite darnos cuenta de ello. Al observar nuestros pensamientos podemos relajar la mente, lo que a su vez relajará el cuerpo.

Nuestro cuerpo necesita descansar para funcionar de forma óptima. Aunque el sueño es la forma obvia de descansar y rejuvenecer, esto puede ser difícil cuando nuestra mente no se detiene. La meditación mejora nuestra capacidad de descanso de dos maneras: relaja la mente y el cuerpo para que esté mejor preparado para el sueño, y también da un respiro a la mente. Es importante que recordemos que nuestro cerebro necesita un descanso de nuestro pensamiento constante, al igual que nuestro cuerpo necesita dormir para funcionar.

La meditación aporta una serie de beneficios. Mejora el sistema inmunitario, disminuye la presión arterial, reduce el estrés y la ansiedad y aumenta la felicidad general. Incorporar la meditación a tu rutina habitual te ayudará a llevar una vida más relajada y saludable.

La meditación beneficia a headspace

IntroducciónRespira profundamente. Mantenga la respiración durante un momento y luego exhale. ¿Se siente más relajado? Los ejercicios de respiración son una forma de relajarse. Aquí aprenderá diferentes formas de relajar la mente y el cuerpo. Estar relajado puede ayudar a aliviar el estrés. También puede aliviar la ansiedad, la depresión y los problemas de sueño.

¿Cómo puedes relajar tu mente y tu cuerpo? Hay muchas formas de relajarse. Algunas están pensadas para relajar la mente y otras para relajar el cuerpo. Pero como la mente y el cuerpo están conectados, muchos métodos de relajación actúan tanto en la mente como en el cuerpo. Puede probar uno o varios de los siguientes consejos de relajación para ver qué le funciona mejor. Relajación de la mente Relajación del cuerpo

Autor: Personal de Healthwise Revisión médica: Dra. Patrice Burgess – Medicina de Familia Dra. Kathleen Romito – Medicina de Familia Dr. Adam Husney – Medicina de Familia Dra. Christine R. Maldonado – Salud Mental

Esta información no sustituye el consejo de un médico. Healthwise, Incorporated, renuncia a cualquier garantía o responsabilidad por el uso de esta información. El uso de esta información significa que usted está de acuerdo con los Términos de Uso. Aprenda cómo desarrollamos nuestro contenido.

Con qué frecuencia meditar

Por favor, no dejes de leer. Esto no es una entrada de blog vudú, orgánica, espiritual, de granola. Se trata de algo muy real que está marcando una diferencia significativa en mi vida diaria, y puede hacer lo mismo por ti.Así que te pregunto. Cuando piensas en la meditación, ¿qué es lo primero que te viene a la mente? ¿Insuficiente? ¿Aburrido? ¿Ineficaz? ¿Nunca lo haría? Bueno, déjame hacerte otras preguntas: ¿Estás abrumado? ¿Está estresado? ¿Está de mal humor? ¿Le han quitado la alegría a su vida? ¿La vida se parece mucho al día de la marmota? Si has respondido afirmativamente a alguna de estas preguntas, entonces deberías meditar. Antes de entrar en materia, haz clic aquí para leer sobre los beneficios fisiológicos de la meditación.

Pero esto es lo que tienes que saber sobre la meditación: no hay una sola manera de hacerlo, ni una manera correcta o incorrecta de hacerlo. Hoy, te doy los 411 y los 101 de meditar para que los pruebes. Estos consejos son una combinación de los míos y los de los expertos, así que por favor, prueba lo que te parezca correcto.Y una cosa más. Cuando empieces a meditar, te sentirás raro. Sí. Tu mente te dirá que es una pérdida de tiempo. ¿Por qué sentarse y pensar en nada? Te crisparás y te picarás (caramba, eso suena muy al Dr. Seuss). Te sentirás molesto. Pero, de todos modos, no dejes de hacerlo. Cómo meditar en 9 sencillos pasos1. Comprométase a dedicar entre 5 y 30 minutos al día. Para empezar, comience con cinco minutos. La mayoría de la gente considera que 15 minutos son óptimos, pero literalmente cinco minutos de meditación son beneficiosos. En cuanto a la frecuencia, se dice que el objetivo de la meditación debe ser diario, como lavarse los dientes. Yo no medito a diario, pero probablemente debería hacerlo.